Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
22 de julio de 2019

La Verdad Obrera N° 541

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Prepararse para enfrentar el ataque que viene

03 Oct 2013   |   comentarios

Después de respaldar al ex menemista y promotor del gatillo fácil, Alejandro Granados, como ministro de Seguridad bonaerense y de reestructurar la campaña con la bandera de la mano dura, Cristina Kirchner decidió completar su giro a la derecha. La foto de kirchneristas, gobernadores del PJ, burócratas sindicales oficialistas e intendentes del conurbano, todos reunidos en el Consejo Nacional partidario, mostró la subordinación del kirchnerismo al pejotismo. CFK reconoce el fin de su ciclo político.
La emergencia de Sergio Massa y su Frente Renovador en la provincia de Buenos Aires y una probable derrota mayor en octubre obliga a todos los intendentes y gobernadores jugados con el gobierno a cerrar filas. Del “proyecto nacional y popular” los K pasaron a respetar la “orgánica” peronista (de la cual la presidenta se declaró “fanática” en la entrevista televisiva con Rial) y a tratar de garantizar una transición ordenada hacia 2015 para un gobierno que quedará debilitado después de octubre. Otra bancarrota del progresismo K. Las candidaturas presidenciales se dirimirían en una gran interna peronista.
Sergio Massa también mira hacia 2015. Su plan es fortalecer el Frente Renovador seduciendo a sectores de la coalición derechista de De Narváez y el PJ “disidente”, así como del PRO (aunque difícilmente haya lugar para Macri). Una figura clave de su lista, claramente del establishment, es el ex dirigente de la UIA; el devaluador De Mendiguren. El intendente de Tigre tejió relaciones con las multinacionales de la zona norte del gran Buenos Aires, tiene diálogo asiduo con la Embajada yanqui y hace poco se encontró con el sojero Reutemann y las patronales agrarias a quienes prometió bajar las retenciones. Su principal apoyo mediático es Clarín que apuesta a una estruendosa derrota del kichnerismo. Frente a la devaluación administrada de los K, avalados por la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), las empresas subsidiadas por el Estado “leales” a la caja de los subsidios y grandes empresarios como Bulgheroni, que acaba de hacer un “aporte patriótico” para disimular el fracaso del blanqueo de capitales, el Frente Renovador sólo propone la unidad con patronales devaluacionistas explícitas que buscan un ataque más directo al bolsillo popular.
La división del peronismo alentó también la reconstitución del llamado “pan radicalismo”, cuyo proyecto sería una extensión nacional del UNEN. Quieren aprovechar las fisuras del peronismo resucitando una nueva Alianza con una gran interna entre el ultra sojero Cobos, otra amiga de ruralistas como Elisa Carrió y el FAP de Binner, también pro sojero. El progresismo “socialista” cumplió con su principal objetivo, rescatar a los gorilas de la UCR en plena desbandada desde 2001. Pino Solanas también se sumaría a esta empresa.
Estos tres grandes bloques en que se dividieron los partidos patronales, donde ninguno tiene peso hegemónico, lo que preanuncia, pese a que todos buscan una transición en orden, choque políticos. El panorama se completa con la división de la burocracia sindical, partida en varias centrales según su subordinación a distintos proyectos patronales. Si comparamos con otros momentos de la historia reciente, como el fin de ciclo del alfonsinismo, a diferencia de la debilidad actual, la burocracia sindical peronista estaba unida apuntalando al Peronismo Renovador como alternativa a la crisis de gobierno, y con una figura prestigiada como Ubaldini. Estas divisiones en el peronismo y la burocracia traerán futuras crisis y fenómenos políticos, que se retroalimentarán ante probables escenarios económicos más críticos.

Nuevo desafío para la izquierda
Los capitalistas presionan cada vez más para que las contradicciones del “modelo” (inflación, déficit fiscal y deuda externa) recaigan sobre los trabajadores. Se preparan para un mayor ataque después de las elecciones. Ya estamos viendo anticipos de lo que se viene en las suspensiones en las automotrices, sobre todo en Córdoba, en los descuentos salariales a casi 30.000 docentes bonaerenses, en los despidos de tercerizados del ferrocarril que reclaman el pase a planta o en fábricas del Parque Industrial Pilar, en las campañas del gobierno nacional contra los ferroviarios o en el hostigamiento del macrismo hacia los metrodelegados. A esto podrían sumarse tarifazos para “bajar los subsidios” y menor gasto público en salud, educación y vivienda, para pagar la deuda.
La decadencia k, la división del peronismo y el desprestigio de toda la burocracia sindical plantean un nuevo desafío para la izquierda. El resultado en las primarias donde el FIT obtuvo casi 1 millón de votos muestra que una parte significativa de los trabajadores le dio la espalda al peronismo y a otras variantes patronales y optaron por la izquierda clasista. Esta nueva situación se palpa en los lugares de trabajo. Desde las agrupaciones de los gremios donde militan los compañeros del PTS surgen reuniones donde el activismo discute cómo enfrentar a la burocracia y a las patronales, cómo defender a los delegados y las comisiones internas combativas, donde la izquierda es parte fundamental. Pero también se debate sobre política, de los proyectos en juego en las elecciones. La adhesión y militancia lograda por los candidatos del PTS y del FIT entre sus compañeros, y aún en nuevas fábricas, es un piso. En el Subte, decenas de trabajadores se reunieron junto a Claudio Dellecarbonara, para tomar la defensa de los metrodelegados ante los ataques de Macri, Clarín y La Nación, y la campaña del FIT. En la Ciudad también se vienen realizando reuniones de obreros de la alimentación, gráficos, estatales, docentes, del puerto, telefónicos, inmigrantes, multiplicando la campaña. En la Zona Norte del Gran Buenos Aires, trabajadores de grandes fábricas se suman a la campaña. La semana que viene habrá una serie de asambleas en el área de Henry Ford y Panamericana, donde participarán delegados y trabajadores de Kraft, Pepsico, la gráfica Donnelley, Lear y otras automotrices y autopartistas de la zona, junto a integrantes de la directiva del SUTEBA Tigre. El fenómeno no es exclusivo de Buenos Aires y Capital. Hace pocos días, en el Sindicato Azucarero de Ledesma, Jujuy, se reunieron dirigentes del gremio, junto a trabajadores y candidatos del FIT, quienes compartieron una conclusión: “no tenemos que tener miedo que nos llamen zurdos”, para dar paso a que las cuestiones sindicales y políticas se discutan sin prejuicios.
El programa que está expresado en el Manifiesto político electoral del FIT no es un discurso de campaña sino que es para hacerlo pesar en los lugares de trabajo, entre la juventud, para impulsar las luchas de los trabajadores, para prepararnos frente al ajuste que se viene. Este miércoles 2 comenzó la campaña de spots radiales y televisivos. Allí denunciamos el compromiso de todos los partidos patronales con los empresarios. Decimos también que la conquista de una bancada parlamentaria tiene por objetivo colaborar en la preparación para enfrentar el ajuste que se viene. Nuestro programa por echar a la burocracia de los sindicatos, por un salario equivalente a la canasta familiar, contra la precarización y entrega del petróleo a multinacionales como Chevron, estuvo presente en cada lucha de los trabajadores y la juventud, en la organización de base para pelearle las comisiones internas a la burocracia como en Alicorp (ex Jabón Federal) y Pepsico, en la movilización neuquina contra la entrega de Vaca Muerta a Chevrón y en defensa de los pueblos originarios, en las luchas de los trabajadores de la salud, como en Mendoza, en las tomas de los secundarios en Capital y de los universitarios en Tucumán. Para fortalecer esas luchas, sumate a militar en la campaña del Frente de Izquierda.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota