Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
21 de agosto de 2019

La Verdad Obrera N° 488

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

MARIANO FERREYRA ¡PRESENTE! CASTIGO A TODOS SUS ASESINOS

Pedraza no está solo, ni es el único

16 Aug 2012   |   comentarios

La semana pasada volvimos a sentir esa profunda emoción que da una larga lucha. Como cuando vimos entrar esposados para ser juzgados a genocidas como Alfredo Astiz o el “Tigre” Acosta (y más allá de las peleas que aun tenemos que dar) la emoción primó cuando vimos entrar a Pedraza con la cabeza gacha y las manos esposadas.

Pero no podemos dejar de mencionar un hecho importante: muchos de los abogados que hoy defienden a la patota de Pedraza también defienden a los genocidas. Esto podría ser un dato casual… o no. Pero es realmente fuerte ver a Valeria Corbacho, la misma que defendió a Patti, que estuvo en el juicio de “Atlético Banco y Olimpo” y que defiende a Ciro James, asumir la defensa hoy de uno de los policías implicados en el crimen de Mariano. O a Froment, uno de los abogados de Pedraza, que participó en el Juicio a las Juntas como abogado de Viola y que también hoy defiende a los espías de la Base Almirante Zar de Trelew. Hay acusados en este juicio que comparten defensores con Zanola. Incluso hay defensores oficiales que, por esas “casualidades” de los “sorteos”, defendieron a los asesinos de la ESMA y ahora forman parte de la defensa de la patota.

En el juicio a Pedraza, su patota y los policías federales, sale a la luz un entramado que no es nuevo en la historia argentina. La burocracia sindical tuvo un rol protagónico en la Triple A, previo a la Dictadura Militar, participando de esas bandas fascistas que asesinaron obreros y militantes políticos. Hay un caso simbólico, trágico, que es el de Victorio Calabró, quien pasó de burócrata a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Bajo su gestión se produjo la “Masacre de La Plata”, donde fueron asesinados impunemente ocho militantes del PST en septiembre de 1975. Está el caso de la revista El Caudillo, que se decía que era financiada por la burocracia sindical, donde se afirmaba que “el mejor enemigo es el enemigo muerto” y cuando hablaba de enemigos se refería a dirigentes gremiales y políticos de la izquierda que se organizaban democráticamente.

Con la Dictadura los burócratas se reciclaron. Algunos directamente se integraron a los “grupos de tareas” y otros siguieron cumpliendo su rol dentro de las fábricas. El caso de José Rodríguez es emblemático. El dirigente del SMATA estuvo directamente involucrado en la conformación de la lista de aquellos que luego serían secuestrados y desaparecidos en la Mercedes Benz.

Luego de la Dictadura se volvieron a reciclar y lo terrible es que siguieron en sus cargos sin nunca haber sido llamados a declarar, a pesar de que hay infinidad de testimonios. Estela de la Cuadra testimonió en el juicio contra el cura Cristian Von Wernich, denunciando el rol de la burocracia en La Plata. Estela relata el caso de su hermano que trabajaba en YPF, demostrando cómo las listas negras las armó directamente la burocracia. Esos compañeros terminaron en los centros clandestinos del Circuito Camps.

Hoy, en el caso del asesinato de Mariano Ferreyra, una vez más encontramos a la burocracia actuando contra los trabajadores que se organizan, que luchan por sus derechos y contra los jóvenes que militan en la izquierda y apoyan esas luchas. Y acá, una vez más, queda demostrada la relación estrecha entre esa burocracia, las patronales y el Estado. Los casos de Pedraza y de Gerardo Martínez, dirigente de la UOCRA acusado de ser agente civil del Batallón 601 del Ejército, sirven para explicar por qué el kirchnerismo los mantiene como aliados. Bajo este gobierno se han mantenido muchas de las conquistas que la clase capitalista obtuvo en la Dictadura y también durante los ’90.
El kirchnerismo sólo retocó algunos detalles de la legislación laboral. Y para mantener todo eso necesitan a esos aliados en los sindicatos. Por eso Cristina Kirchner se saca fotos con ellos, como lo hizo con la CGT Balcarce, ¡parecía la puerta de entrada al tren fantasma! Ella quiere que se difunda un profundo mensaje hacia el pueblo trabajador, mostrando quiénes son sus aliados. Está diciendo que esas conquistas de la clase capitalista que ella representa, las quiere seguir manteniendo. Y que no piensa volver atrás.

Por eso desde el PTS impulsamos una campaña por sindicatos sin burócratas, algo que se vuelve más actual que nunca. Es una de las grandes lecciones que debemos sacar de toda la pelea por juicio y castigo a los asesinos de Mariano Ferreyra. Hay que difundir ampliamente la necesidad de organizar a los trabajadores en base a las asambleas y con una organización democrática. Esto es imposible si al mando de los sindicatos están Daer, Pedraza o Gerardo “Batallón 601” Martínez.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota