Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
19 de octubre de 2017

Nacional

Los banqueros y el gobierno en guerra contra los trabajadores y el pueblo

Mano dura contra la dictadura de los banqueros y el FMI. Paro nacional y plan obrero y piquetero

14 Jul 2001   |   comentarios

Cavallo y De la Rúa, con apoyo de la UCR de Alfonsín y la complicidad del PJ, anunciaron una nueva declaración de guerra contra los salarios y las jubilaciones, contra el presupuesto de la salud y la educación, contra los desocupados a quienes les recortarán hasta los planes Trabajar. Tienen la hipocresía de presentar esto como "vivir con lo nuestro" cuando en el colmo del coloniaje, pagan sueldos, jubilaciones y designan partidas presupuestarias "con lo que les sobra" después de pagar puntualmente la deuda externa. El PJ no se queda atrás y tanto en la Provincia de Buenos Aires como en Tucumán pagarán con bonos parte de los salarios de los estatales como adelanto de nuevos ajustes. Ahí está la "unidad nacional" de los representantes de una clase abiertamente antinacional, entregada al capital financiero. Los mismos que mediante el "Megacanje" aumentaron sideralmente el monto de la deuda externa, hipotecando al estado nacional, porque, según ellos, alejaban así el peligro de la cesación de pagos, ahora dicen que si no les permitimos que nos confisquen el salario esa deuda es impagable.
Es una vergüenza nacional que las centrales obreras dejen pasar este robo y no hayan convocado ya a un paro nacional. Se necesita en forma urgente un plan de lucha hasta tirar abajo el decreto de De la Rúa y Cavallo. Pero no alcanza con ello. En marzo evitamos un recorte similar, pero el cadáver maloliente de López Murphy que los trabajadores habíamos enterrado, ahora se levanta de su tumba. Al no dar nuestra alternativa los trabajadores y el pueblo, subió Cavallo. Ahora estamos presenciando el fracaso de Cavallo y sus promesas de "reactivación". Pero como Cavallo asumió como "el salvador", con el apoyo de la oligarquía política del PJ, la UCR, el Frepaso y de todos los partidos que le votaron los "superpoderes" y de los sectores patronales "productivos", como la UIA que lo aplaudió a rabiar, éste es el fracaso de todo un régimen político y social. Y, una vez más, si los trabajadores y el pueblo no damos nuestra salida a la crisis se impondrán salidas cada vez más autoritarias.
Semanas atrás el capo banquero Escasany pidió mano dura contra los cortes de ruta de los desocupados y los bloqueos de los trabajadores de Aerolíneas, poco después que a la orden de De la Rúa, Mestre y el gobernador Romero del PJ la gendarmería reprimía, mataba, encarcelaba y torturaba piqueteros en Gral. Mosconi. Es el mismo Escasany y la corporación de banqueros quienes comandan este robo al salario y las jubilaciones. Es evidente la firme voluntad de la clase dominante de hacer pagar la deuda externa y su crisis con el sudor y la sangre de los trabajadores y el pueblo argentino. Hay que responder a la altura del ataque: mano dura contra el gobierno de los banqueros.

Se necesitan fuertes medidas de un programa obrero y piquetero

El "crédito" que hace falta para poner a funcionar la economía está en los bancos que tienen depósitos en dólares por 70 mil millones y 30 mil millones en las AFJP. Pero no son utilizados para dar créditos al servicio de la mayoría del país sino para prestarlo al propio estado a tasas usureras y comprar títulos de la deuda externa, colocados en bancos extranjeros que, a su vez, usan para especular contra la Argentina. Si ven que el ajustazo de Cavallo y De la Rúa no puede ser aplicado por la resistencia popular y la falta de fuerza política del gobierno, no dudarán en iniciar una fuga de capitales y provocar una nueva catástrofe social como en el 89. Para salvar a la nación de esa catástrofe, evitar la especulación, la fuga de capitales y terminar con el chantaje se necesita acabar con la dictadura de los banqueros atacando el centro de su poder económico.
Un programa obrero y popular debe empezar por no pagar la deuda externa y nacionalizar los bancos bajo control de sus trabajadores. Una Banca Nacional Unica permitiría dar créditos baratos a los pequeños comerciantes y chacareros pobres, hoy arruinados por la usura de los bancos y los pulpos supermercadistas. En lugar de matar de hambre a los jubilados hay que estatizar las AFJP para que pasen a ser controladas por las organizaciones obreras y de jubilados. Los fondos de los bancos y las AFJP pueden ser destinados a un plan de obras públicas controlado por los trabajadores de la construcción y las organizaciones de piqueteros para combatir la hiperdesocupación. En lugar de recortar los planes Trabajar se necesita un seguro de 600 pesos para los desocupados hasta que puedan ser incorporados a la producción mediante el reparto de las horas de trabajo entre todas las manos disponibles con un salario igual a la canasta familiar. Y ante la amenaza de dislocación de la cadena de pagos, con su consecuente cierres de empresas y miles de nuevos despidos, los trabajadores deben ponerlas bajo el control de comités obreros y exigir los fondos para hacerlas producir.
Las organizaciones obreras combativas y los movimientos piqueteros necesitan hacer suyo este programa, poner en pie coordinadoras zonales y llamar a un Congreso nacional unificado de todo el movimiento obrero para luchar por él.

Huelga general hasta que se vayan y Asamblea Nacional Constituyente

Los dirigentes de las CGTs y la CTA tratan por todos los medios de evitar la caída del gobierno, porque no tienen alternativa. Daer, Moyano y De Gennaro se reúnen con Raúl "hiperinflación" Alfonsín, así como durante la catástrofe económica del 89 estuvieron atados a Menem que inauguró, junto a Cavallo, una década de hiperdesocupación y entrega. Ahora los burócratas sindicales apuestan a las negociaciones con la patronal del Grupo Productivo de los chupasangre como Techint, que respaldaron la asunción de Cavallo, para negociar un "pacto económico y social" ( así lo llamó el PJ) donde banqueros e industriales se pongan de acuerdo... sobre la base de haber sacado una nueva tajada del bolsillo de los trabajadores y los sectores populares.
Cada día que pasa con este gobierno los trabajadores y el pueblo debemos soportar nuevas penurias. Tienen que irse. Pero esto no puede terminar en un "gobierno de unidad nacional" con Ruckauf y representantes del PJ, u otra variante reaccionaria. Contra nuevos pactos a espaldas del pueblo se necesita una salida verdaderamente democrática y popular: una Asamblea Nacional Constituyente que discuta todos los problemas acuciantes de la mayoría del país, que concentre el poder ejecutivo y legislativo, y donde cada representante del pueblo sea revocable y gane lo mismo que un maestro.
Pero es de ilusos pensar que una salida de este tipo saldrá del poder actualmente constituido, de sus cámaras de senadores coimeros, diputados y consejales enriquecidos en esas verdaderas máquinas de legislar contra el pueblo. No alcanza con pedir que se vayan, hay que echarlos. Se necesita una huelga general, por el tiempo que sea necesario hasta derrotar a Cavallo-De la Rúa y su plan, mostrándole al poder de los banqueros el poder que tenemos los trabajadores en paralizar la industria, el transporte, los servicios y mediante los cortes de ruta controlar el territorio de nuestra nación. Esa gran gesta nacional es la que puede dar vuelta la actual relación de fuerzas a favor de los trabajadores y el pueblo.

13 de julio de 2000

Libertad a todos los presos por luchar en Salta y todo el país

Unidad para liberar a Barraza, Gil y Raineri del PO, a Raúl Castells del MIJP-CCC, a Emilio Alí de la UVO-CTA, a Peinipil y Godoy del Movimiento Teresa Rodríguez.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota