Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
11 de diciembre de 2017

Elecciones

JOSE MONTES

Los trabajadores tenemos que construir un gran movimiento propio

06 Sep 2003 | LA PLATA, sep 06 (DIB).-José Montes tiene 53 años y hace 20 trabaja como operario en los Astilleros Río Santiago, la empresa que el Estado bonaerense tiene en la ciudad de Ensenada, cerca de La Plata. Después de templarse en la lucha que los empleados de Astilleros libraron contra los intentos de cierre o privatización de la compañía, ahora Montes se candidatea a gobernador y primer diputado nacional bonaerense por el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), una de las pocas variantes de la izquierda marxista que disputa cargos en los comicios del 14 de septiembre.   |   comentarios

En diálogo con DIB, Montes -a quien sus seguidores definen como el "único candidato que vive con un salario de 400 pesos y en un humilde barrio obrero-, contó sería un gobierno trotkista en la provincia de Buenos Aires.

¿Cómo resumiría sus diferencias con los partidos tradicionales?

Una de la cuestiones principales es que (Felipe) Solá, por ejemplo, se presenta como ´gente de producción y trabajo´, pero la realidad muestra que 16 años de gobierno justicialista dejan niveles inconcebibles de desocupación y miseria en la provincia más rica del país. Entonces nosotros decimos que hay que dejar de confiar en estos representantes de los grandes grupos económicos. Los trabajadores tenemos que construir un gran movimiento político propio, que es lo que el PTS plantea para estas elecciones bonaerenses.

¿Ustedes plantean un gobierno exclusivamente compuesto de obreros?

Es que los trabajadores y el pueblo son los únicos interesados en serio en combatir la desocupación y la miseria. Un ejemplo de esto es Astilleros. Si como dijo días atrás el presidente Kirchner esa empresa está abierta gracias a la lucha de sus trabajadores´ eso no se logró por escuchar los versos que nos hacían las diversas administraciones justicialistas de la provincia. Además, los trabajadores podemos gobernar y eso se demuestra porque somos los que hacemos funcionar las fábricas, los ministerios, las escuelas, etc. Lo único que tenemos que hacer es no delegar más esa fuerza en nuestros propios verdugos.

¿Ve una renovación de la política después del 19 y 20 de diciembre de 2001?

Los partidos patronales están tratando volver a prestigiar a las viejas instituciones para que la gente se olvide de esa experiencia. Nosotros decimos que si tanto hablando de renovación hay una medida sencilla que se puede llevar adelante, y que es que todo funcionario político gane lo mismo que una maestra o un obrero. Ahí quiero ver cuántos políticos seguirían en la actividad. Además todos los cargos deberían ser revocables si no cumple con aquello por lo que fue elegido.

¿Cuáles serian el tipo de medidas que ustedes implentarían?

Por ejemplo, utilizaríamos los 3 0 4 millones de pesos que deja la venta de un barco hecho en Astilleros para financiar un plan de obras públicas para paliar el déficit habitacional del 35 por ciento que hay en la Provincia. Pero para eso la plata no tiene que ser manejada por el Banco Provincia, porque termina en manos de grupos como los Yoma o Gualtieri, que encima casi funden el Banco. Ese plan tienen que ser controlado por organizaciones obreras, movimientos de desocupados y organizaciones vecinales.

¿Qué diferencias hay entre la recuperación de fábricas que plantean ustedes y las que lleva adelante el gobierno de Solá?

Nosotros respetamos y apoyamos la decisiones de los trabajadores que hayan optado por la vía de transformarse en cooperativa en función de conservar su fuente de trabajo. Eso es lo que propone el Gobierno, pero no va a la solución de fondo porque impone una cláusula leonina. Es que a los dos años, para poder seguir tienen comprar el inmueble, el equipo de trabajo o la maquinaria, cosa que no van a poder hacer grupos de 20 o 30 trabajadores que además tienen que pagar insumos, servicios,. Etc.

¿En concreto cómo atacarían la desocupación?

Hay una primer medida muy sencilla que es repartir las horas de trabajo. No puede ser que haya jornadas laborales de 10 o doce horas. Pero el propio Indec dice que si seso se repartiera trabajaríamos todos menos de 8 horas, manteniendo un salario mínimo de 900 pesos.

¿Por qué cree que a la gente le cuesta confiar en propuestas de cómo la del PTS?

Parafraseando a John William Cooke, yo creo que el peronismo es el hecho maldito de la clase obrera, porque la ha acostumbrado a que todos los problemas los soluciona otro. Es lo que decía Perón con aquello de que el trabajador de la casa al trabajo y del trabajo a la casa. En esa visión, para hacer política están los políticos y para trabajar los obreros, pero, como he dicho,, nuestra visión se opone a eso. Además, los únicos que no dirigimos nunca las cosas en este país somos los trabajadores, porque acá gobernaron conservadores, peronistas, radicales y cada vez nos va peor.

Temas Relacionados: Elecciones









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota