Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
23 de octubre de 2017

Movimiento Obrero

Un fenómeno urbano

Los piquetes se mudaron del interior a la Capital

06 Sep 2004 | En el frenético trajín del microcentro porteño, donde está el nudo del poder político y financiero del país, el humo renegrido de las cubiertas en llamas supera, muchas veces, el hollín que despiden los automóviles que deben abrir paso a los manifestantes encapuchados.   |   comentarios

Surgido hace menos de una década en el interior, en focos conflictivos como Cutral-Có, en Neuquén, y General Mosconi, en Salta, como respuesta a la reducción del empleo en la industria petrolera, el fenómeno piquetero tiene hoy un perfil predominantemente urbano, con epicentro en la Capital y en algunos puntos del conurbano bonaerense. 
Según los especialistas, el cambio de escenario responde, principalmente, a objetivos políticos y mediáticos en la estrategia de los líderes piqueteros. 
Las protestas esporádicas que se hacen fuera de Buenos Aires suelen ser menos concurridas y más focalizadas. Se reclama por los despidos en una empresa o por la caída de subsidios sociales, pero los pedidos no incluyen -como ocurre en la Capital- demandas sobre la política o la economía del Gobierno. 
En los últimos cuatro años, el número de piquetes en la Capital y en la provincia de Buenos Aires se duplicó, según un relevamiento del Centro de Estudios Nueva Mayoría, que dirige Rosendo Fraga. Estas dos zonas pasaron de concentrar, en 2000, el 33 por ciento de los cortes a la cifra récord del 61 por ciento en la actualidad. 
"La diferencia de los piqueteros respecto de otros movimientos de protesta en América latina, como los Sin Tierra de Brasil o el zapatismo de México es que constituyen un fenómeno urbano", reflexionó Fraga ante la consulta de LA NACION. 
Según el politicólogo, "la mayor presión de los piqueteros en la Capital se debe a que si las protestas se producen en el Congreso o en la Plaza de Mayo tienen un impacto político más alto". Por eso, concluyó: "En los últimos tiempos, los piqueteros parecen determinar sus acciones en función de objetivos políticos e incluso mediáticos más que sociales". 
Los líderes piqueteros no comparten esta interpretación. "Esta es una visión impresionista. Hay provincias que viven en permanente conflicto y con cortes de rutas", afirmó Néstor Pitrola, del Polo Obrero (PO). 
"Esta idea de que en el interior no pasa nada está fogoneada por los medios de comunicación, los encuestadores y el Estado, como parte de una campaña feroz antipiquetera", opinó. 
Lo cierto es que los números contradicen esa respuesta: alcanza sólo con repetir el dato de que la Capital y el Gran Buenos Aires concentran hoy más del 60% de las protestas. 
El líder de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Juan Carlos Alderete, abona la misma línea argumental que Pitrola. Señaló que su agrupación tiene presencia activa en todo el país. "En muchas provincias se sale todos los días -expresó-. Lo que pasa es que en la Capital todo tiene más eco." 

El valor de las imágenes 

El decano de Comunicación Social de la Universidad del Salvador y experto en comunicación política, Gustavo Martínez Pandiani, destacó el papel que cumplen los medios de comunicación y el uso que de los mismos hacen los referentes de los desocupados. 
"Los líderes piqueteros tienen plena conciencia del valor simbólico de los gestos y las imágenes -describió-. Ellos han aprendido que un piquete que sólo sucede en la ruta no cumple íntegramente su propósito. Resulta necesario trasladarlo a las policromáticas avenidas de la televisión." 
Para Jorge Giacobbe, director de Jorge Giacobbe & Asociados, la instalación de los piqueteros en el Gran Buenos Aires se origina en las peleas internas entre los caciques políticos."La idea de agrupar desocupados en las rutas no nació tan espontáneamente en la provincia de Buenos Aires; en principio, fueron convocados y utilizados por las estructuras políticas formales", comentó. 
"Después ellos mismos comenzaron a hacer cortes para objetivos propios y ya no para terceros", agregó. 
Según Analía del Franco, directora de Analogías, los piqueteros pasaron "de la espontaneidad de demandas puntuales en el interior a constituirse en un movimiento institucionalizado y de comportamiento corporativo, por lo que necesariamente se concentran en grandes ciudades". 
Una de las últimas protestas piqueteras fuertes en una provincia fue encabezada por desocupados de Caleta Olivia, en Santa Cruz, en demanda de puestos de trabajo a empresas petroleras. Reclamo por el que se hicieron conocidos en 1996. Los desocupados que tomaron la planta de Terminales Marítimas Patagónicas (Termap) recibieron el apoyo de dirigentes piqueteros que actúan en la Capital, que viajaron especialmente hasta la zona. 
La protesta terminó con una negociación entre la empresa y los manifestantes. En las últimas horas, 14 de los piqueteros que tomaron la planta petrolera fueron arrestados. 
Juan Cruz Daffunchio, que lidera el Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD), Aníbal Verón, distinguió la modalidad de los piquetes en el interior y en la Capital. En su visión, las protestas se dan en el interior en menor cantidad, pero de forma más intensa. 
Y lo relacionó con el despliegue policial que custodia los reclamos. "En las provincias del Norte se actúa como si fueran feudos y cada vez que [los piqueteros] salen a la ruta los matan a palos. De todos modos, lo hacen mucho más decididos que acá y dispuestos a recibir la que venga", relató. 
"Somos federales sólo de pico -subrayó-. En la práctica, lamentablemente, seguimos siendo unitarios." 

Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota