Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
20 de octubre de 2017

Movimiento Obrero

CRECEN LAS DUDAS ANTE LAS PROTESTAS CONVOCADAS PARA FIN DE MES Y SETIEMBRE

Los piqueteros duros debaten sobre la conveniencia de los cortes de rutas

15 Aug 2004 | Luego de la baja en la convocatoria en la protesta del viernes, varios grupos comenzaron a discutir la validez de ese método de reclamo. Culpan a la política oficial y no quieren aislarse del resto de la sociedad.   |   comentarios

El corte de ruta, el método de protesta que encontraron los desocupados para llamar la atención y que marcó el nacimiento de los piqueteros, volvió a quedar en medio del debate. La escasa convocatoria de los cortes del viernes abrió una discusión entre los líderes piqueteros, aun entre los más duros, acerca de la conveniencia o no de insistir con esta metodología.
El análisis surgió en forma espontánea en las asambleas que se hicieron en los cortes de rutas para evaluar la disminución de manifestantes y después se trasladó a los referentes de cada sector. La discusión se da en momentos en que los próximos cortes ya tienen fecha: están previstos para el 25 y 26 de agosto, y para el 8, 9 y 10 de setiembre.
Consultados por Clarín, muchos dirigentes piqueteros que participaron en varios cortes de ruta coincidieron en que es necesario "no abusar" con este método de protesta. Hasta algunos de los que estuvieron en la protesta del viernes admitieron ciertas debilidades de los cortes.
Néstor Pitrola, del Polo Obrero, es uno de los que sostiene que el corte de ruta está "lejísimos" de estar agotado. Es más, considera que el resultado de la toma en Caleta Olivia "revalidó los métodos de protesta del movimiento piquetero" y que cada vez más trabajadores —fleteros, portuarios, camioneros— incorporan esta metodología de protesta.
De todos modos, Pitrola reconoce algunas dificultades frente a la ofensiva del Gobierno para tratar de aislar y fragmentar a los grupos más duros. "Si la protesta no arroja frutos la movilización tiende a desgastarse", dice.
Los sectores más combativos sostienen que fue un golpe duro haber terminado las negociaciones con el Gobierno sin lograr ni un solo punto de su lista de reclamos. En la misma línea, denuncian al oficialismo de haber comenzado a repartir planes a algunas agrupaciones para sacarlas de la calle y debilitar al conjunto.
Gustavo Giménez, del MST Teresa Vive, cree que los cortes van a seguir "mientras haya desocupación y miseria", pero reconoce que "existen discusiones acerca de qué métodos son los mejores para ser escuchados". Dice que les preocupan las dificultades que les ocasionan a los trabajadores y que el viernes se eligió un horario —de 10 a 17— "para molestar lo menos posible".
Ernesto Aldana, del Frente de Trabajadores Combativos (FTC), considera que llegó la hora de "cambiar el programa" y no se sorprende por el desgaste de los cortes. "No podemos seguir saliendo a la calle por planes, tenemos que pelear por trabajo genuino", afirma.
En los últimos días, el FTC bloqueó las boleterías de la estación de trenes de Constitución para reclamar puestos de trabajo y los pasajeros viajaron sin pagar boleto. Ahora piensan acampar frente a Repsol-YPF o los Astilleros Río Santiago para exigir empleo.
Hasta Raúl Castells tomó distancia de los cortes de ruta y eligió métodos de más impacto como tomar un casino o un local de McDonald"s. "Para que sirva, el corte tiene que ser tan contundente que sacuda al Gobierno. Si el Gobierno le toma el tiempo, se debilita el reclamo", dice.
Grupos más moderados como la Corriente Clasista y Combativa (CCC) o el sector del MTD Aníbal Verón, de Juan Cruz Daffunchio, sostienen desde hace algún tiempo que "no se puede abusar de los cortes".
Ni hablar de Luis D"Elía, que sostiene que "los cortes ya no sirven" porque "es ir directamente en contra de la clase media que nos quiere ver trabajando". Algo parecido piensa el ministro de Interior, Aníbal Fernández, cuando dice que los piqueteros "tienen que ir a laburar y dejarse de embromar con estas cosas".
Desde la CGT, también cuestionan los métodos piqueteros. Antes de recibir y abrazar a Castells, Hugo Moyano había señalado que "la sociedad los rechaza y el reclamo que realizan pasa a un segundo plano, prácticamente se vuelve ilegítimo". La compañera del camionero en el triunvirato de la central sindical, Susana Rueda, prefiere evitar las críticas pero llama a "encontrar consensos y espacios de diálogo, en un momento en que desde el Gobierno se dan respuestas".
Pasaron más de ocho años des de el primer corte de ruta pero, desde el viernes último, el debate comenzó a extenderse.

Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota