Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
20 de febrero de 2019

La Verdad Obrera N° 495

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

TIERRA OBRERA

Los dueños del azúcar (y los que ponen el lomo)*

04 Oct 2012 | En 1904, cuando el médico Juan Bialet Massé entregó al gobierno nacional su informe sobre el estado de la clase obrera en Tucumán, fue lapidario. “En Tucumán se extrema la explotación del pobre, el martirio de la mujer y la primera fuerza del niño”. Pasó un siglo. Algunas cosas han cambiado en el “Jardín de la República”. Otras no. Una minoría sigue siendo dueña de los cañaverales, los campos, las fábricas. Con eterna brutalidad se busca sacar la última tajada al obrero. La Verdad Obrera recorrió la provincia. Para conocer cómo viven y cómo se organizan, hablamos con los trabajadores del azúcar, del empaque del limón; con los trabajadores golondrina; con las mujeres que se ponen al frente de la lucha por la vivienda y contra la precarización laboral en el Estado.   |   comentarios

La historia de Tucumán está íntimamente ligada a la actividad azucarera. Con ella se forjó la naciente burguesía, pero también la clase obrera. Los Paz Posse, los Nougues, los Rocchia Ferro, crecieron al amparo del poder de turno.

El mismo Bialet Massé cuenta aquellos orígenes: “en Tucumán no hay industria azucarera, hay especulación en azúcares. El obrero no es más que otro instrumento del dividendo”.

Más tarde, las huelgas obreras, la formación de los sindicatos por ingenio y la combativa FOTIA arrancaron conquistas que los patrones buscaron una y otra vez aplastar.

Hoy en Tucumán se encuentran 15 de los 23 ingenios que hay en Argentina. La oligarquía de doble apellido comparte el negocio con grupos empresarios locales y extranjeros, atraídos por la triplicación del precio internacional del azúcar. Así llegaron las cosechadoras integrales, el negocio del bioetanol y se modernizaron parte de los procesos productivos, lo que les permitió duplicar la productividad en la última década.

Pero otras cosas permanecen inalterables.

Ese azúcar que se vende tan blanca…

Hoy la actividad azucarera tucumana emplea a más de 40.000 trabajadores, del campo a la ciudad.

D. trabaja en el ingenio Leales, junto a 700 trabajadores. La mayoría de ellos lo hace para empresas contratistas. Al final de la temporada muchos se convierten en trabajadores golondrina porque los planes interzafra son de 600 pesos; cuando los cobran. “Arrancamos en mayo, y paramos en noviembre. No hay domingo ni feriados. No pagan horas nocturnas, ni insalubres. En el campo la mayoría trabajan en negro”.

Pero la cosa es más dura. “El otro año nos falleció un compañero, y la empresa seguía trabajando mientras lo velaban. Yo casi me he caído en un tanque de cocimiento, por horas no pude hablar del terror. Todos los años mueren obreros. Ese azúcar que se vende tan blanca, lleva mucha sangre de los trabajadores”.

Hace pocas semanas conmovió a la provincia un accidente en el Ingenio Concepción (Grupo Atanor). La melaza a 100° cayó sobre los obreros tercerizados que reparaban una máquina. Julio César Abraham falleció en el acto, Héctor Roldán tras dos meses de agonía.

En aquel informe de hace 100 años, Bialet Massé dedicaba un capítulo al Concepción: “Se notan deficiencias en las medidas de seguridad y de precaución” alertaba.

Pero las patronales siguieron ofrendando vidas obreras en cada zafra.
Nadie hizo nada. Tampoco el sindicato.

Ensucian la historia de la FOTIA

En el hall del edificio de la FOTIA (Federación de Obreros y Trabajadores de la Industria Azucarera), hay un mural. Es un homenaje a “Hilda Molina, Atilio Santillán, y los trabajadores azucareros caídos en la lucha”. Nacida en 1944, la FOTIA sería parte del proceso de radicalización política y sindical iniciado a finales de los ‘60. La huelga de 1974 sería derrotada por el peronismo en el poder, y la represión iniciada por el Operativo Independencia y continuada por la dictadura militar terminaría con 200 delegados y activistas azucareros asesinados o desaparecidos.

Roberto Palina es hoy el Secretario General de la FOTIA. Desde hace mucho tiempo no trabaja, ni en la zafra ni el ingenio, pero no la pasa tan mal. Este último mes le depositaron en su cuenta $7600 de Azucarera Terán, y $18400 como directivo de la Obra Social. Además tiene un cargo en el gobierno del kirchnerista Alperovich, mientras goza una licencia como legislador.

Despertando

Este 26 de septiembre el mural que recuerda a los obreros caídos no se puede ver. La sede está cerrada y una patota la custodia detrás del vidrio.
Afuera, hay una marcha de obreros de la “Lista Joven” del ingenio San Juan.

Diego Llano, uno de sus referentes, cuenta. “Nos movilizamos porque hubo elecciones truchas que adelantó arbitrariamente el Secretario General en el Ingenio. Medina en 4 años de mandato cambió 4 vehículos y no hace nada por la gente. Si no le gusta tu cara te saca los planes interzafra, los salarios y aparentemente la FOTIA le está avalando el fraude”.

Junto a los activistas de la Lista Joven marchan sus familias y organizaciones que los apoyan, entre ellos el PTS Tucumán y su Juventud.
Sigue Diego: “La idea nuestra es mostrarnos y que ya no haya miedo y cambiemos de una vez por todas la historia de la burocracia sindical que actúa como una dictadura”.

Otro agrega: “La mayoría de la Lista somos jóvenes. Queremos el sindicato para los obreros”.

Pero los jóvenes no son los únicos. “En los 30 años que llevo en la fábrica es la primera vez que se está en contra del gremio. Ahora pusieron un jefe de la brigada de la Policía de Tucumán que hace de seguridad en el Ingenio. Los jóvenes tienen que ponerse firmes y seguir la lucha”.

***
Estos obreros azucareros son parte de quienes que se empiezan a organizar en la provincia. Son los primeros pasos, pero no son el vacío. Podrán nutrirse del despertar obrero que se empezó a gestar en los ingenios de Jujuy y Salta, de las luchas actuales que vienen dando el sindicalismo de base y de izquierda, y de las tradiciones combativas de la clase obrera tucumana.

** En memoria de Héctor Roldán y Andrés Jiménez, obreros del azúcar fallecidos durante nuestra estadía en Tucumán. Jiménez, entrevistado para esta nota, se descompuso su último día de trabajo. La enfermería estaba vacía, no había ambulancia y los hospitales que debían recibirlo estaban colapsados.

Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota