Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
22 de agosto de 2019

La Verdad Obrera N° 352

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

¿SOLO UN FENOMENO "NATURAL”?

Las Causas Sociales de la “Crísis Hídrica” en Córdoba

19 Nov 2009   |   comentarios

por Ivan Matias Ragessi, Ingeniero Civil y militante de PTS

La crisis hídrica que enfrenta hoy el pueblo de la provincia de Córdoba no es el resultado de la falta de lluvia sino la consecuencia de una suma de factores; la deforestación indiscriminada efecto del avance de las fronteras agrícola en zonas desfavorables; la sobre explotación de los suelos por la suba internacional de las materias primas, y la falta de inversión en infraestructura necesaria por parte del Estado y los agentes privados que regulan el servicio de agua. Es la búsqueda insaciable de ganancias por parte de grupos capitalistas lo que está en la base de esta situación.

Agua para todos o Agua para pocos.

En el año 2008 el Estado provincial puso en marcha un programa orientado a la provisión de agua, Agua para todos. Según investigadores de diversos entes, éste no cumple con requerimientos básicos que lo hagan compatible con las obligaciones del Estado en materia del agua. Por otro lado Aguas Cordobesas, que tiene la concesión del servicio de agua, mientras recibe grandes subsidios y aumentó la tarifa en un 60% con respecto al 2008, no ha realizado una mínima inversión en infraestructura. Además se niega a prestar el servicio a comunidades como la de Km12 camino a 60 cuadras porque los costos son demasiado altos para la ganancia que obtendría. El gobierno de Schiaretti, es cómplice al avalar a la empresa. Esta situación es particularmente aguda y de efectos ecológico negativos en la zona norte de la provincia.

Los pooles de siembra, privilegiados ante esta crisis

En la década del ´90 un ciclo húmedo excepcional elevó el promedio de lluvias en el norte cordobés de 650 a 800 milímetros anuales. Sumado a la suba internacional del precio de la tierra en áreas tradicionalmente agrícolas, esto llevó a empresarios de los agronegocios a avanzar en la deforestación de importantes franjas de la frontera agrícola principalmente para el cultivo de soja. Esto significó la desaparición del 85% del bosque nativo. Está demostrado que la deforestación de los bosque contribuye brutalmente a la interrupción del ciclo hidrológico, impidiendo la retención del agua por la vegetación y la posterior recarga de los acuíferos.

Por otra parte, la agricultura representa mundialmente más del 75% de la demanda total de agua. En Córdoba 8.000 Ha. de campo consumen lo mismo que 1.500.000 habitantes. El sistema de distribución del agua está organizado para garantizar el riego de los cultivos. Mientras los sojeros hacen un uso abusivo del recurso y obtienen millonarias ganancias, decenas de miles de pobladores pobres del interior provincial sufren cortes cotidianos del servicio. En las zonas donde no existe sistema de agua corriente la falta de lluvia se torna un problema aun más dramático.
El sector de los agronegocios para obtener mayores rindes, hace un uso excesivo e incorrecto de nuevas tecnologías de siembra y plaguicidas que destruyen el suelo y contaminan los cauces naturales y embalses, principal fuente de aprovisionamiento de agua en la provincia. Mientras estas multinacionales destruyen nuestros bosques, saquean nuestras cuencas y contaminan nuestros cauces con sustancias toxicas, obtienen ganancias del orden de 1.500 millones de dólares.

La “Conciencia Colectiva”

Ante todo esto, el gobierno y los representantes de las empresas prestadoras del servicio llaman a tomar “conciencia” para la solución de un problema que está íntimamente ligado a la búsqueda de ganancia por parte de los capitalistas. Lejos de un problema “colectivo” detrás de la deforestación y la crisis hídrica se esconden los negocios de los grandes grupos del agro.

Hay que reorganizar el conjunto de sistema de riego y agua corriente de la provincia. Es necesario una planificación centralizada que permita proveer este vital recurso a todos los cordobeses incluyendo a los sectores mas pobres. Para esto hay que empezar por la expropiación y estatización bajo control obrero y de comités de usuarios de Aguas Cordobesas. Esto permitiría, mediante tarifas altas a las grandes patronales del campo y la ciudad, disponer en la provincia de los fondos suficientes para refaccionar la existente red del servicio y generar la nueva infraestructura necesaria y, mediante el uso de nuevas tecnologías en el sistema de riego, distribuir de manera mucho más eficiente el recurso hídrico.

Temas Relacionados: Información General









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota