Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
'.date("H:i");?> hs.

Nacional

La Plata

La tormenta es natural, las muertes y el desastre no

03 Apr 2013 | Más imágenes AC˜á   |   comentarios

La región de La Plata, Ensenada, Berisso y sus alrededores se convirtió en una de las zonas más afectadas por el fuerte temporal. Al menos 46 muertos oficialmente reconocidos (saldo que seguramente será superior), 300 milímetros caídos en pocas horas, barrios con dos metros de agua, arroyos desbordados, más de 3.000 evacuados, una planta de la destilería de YPF incendiada, hospitales inundados con peligro de dejar de funcionar en sus áreas más sensibles y un largo etcétera configuran un cuadro con pocos antecedentes históricos.

Desde el PTS La Plata, Berisso y Ensenada estamos trabajando en la ayuda y acompañamiento de los damnificados, colaborando en la organización de la solidaridad. Frente a las innumerables secuelas del desastre, es necesario desplegar todos los recursos y las fuerzas en la atención de las víctimas. Llamamos a la Multisectorial de La Plata, Berisso y Ensenada, a los sindicatos y comisiones internas de la región, a los centros de estudiantes y a la Federación Universitaria de La Plata a organizar la más amplia organización solidaria con los miles de compañeras y compañeros afectados.

Es urgente la recolección de víveres elementales como alimentos, colchones, artículos de limpieza y aseo personal, velas, etc.; para socorrer a los damnificados. Nuestro centro cultural socialista La Comuna (12 n°695 entre 45 y 46) estará abierto para centralizar la colecta.

Como es habitual las autoridades políticas son las primeras en expresar su propio "estado de shock", descargando todas las culpas del desastre en la naturaleza. "Tragedia sin precedentes", dijo el gobernador Scioli, agregando que se va a hacer "una evaluación con más objetividad dada la confusión que hay" mientras encabeza junto a funcionarios locales y nacionales un “comité de crisis”. La propia presidenta acaba de hacerse presente en la región. Pero no es con gestos con lo que se soluciona el problema, sino con la asistencia urgente y con los recursos económicos que cubran hasta la última de las pérdidas materiales.

Más allá de las condiciones que transformaron en excepcional la situación, la tormenta dejó al desnudo la ausencia de infraestructura para prevenir y atender de forma segura problemas que afectan a cientos de miles de habitantes. En 2002 una fuerte tormenta dejó en evidencia los problemas estructurales en las mismas zonas hoy afectadas, pero nada se hizo por impedir esta catástrofe . Entonces los gobiernos eran del mismo tinte político que los actuales. Once años después quedó en evidencia que poco y nada se hizo para preservar la vida y las condiciones de existencia del pueblo trabajador. Ninguna de las muertes puede adjudicársele livianamente a la naturaleza. Es en la "planificación" de las ciudades y barrios de acuerdo a los intereses capitalistas, con edificios, shoppings, autopistas y predios construidos en función del lucro empresario y alejados de los intereses básicos de las mayorías sociales donde hay que buscar las razones del desastre.

Además de la falta de planificación estructural, la desidia estatal se evidencia en la ausencia total de operativos de emergencia acordes a las urgentes necesidades de la población. A la falta de luz, agua potable, comunicaciones y transportes se agrega la casi nula asistencia de los damnificados, quedando miles de ellos librados a su suerte. Fue justamente la solidaridad entre los habitantes de los barrios la que evitó peores consecuencias y una mayor pérdida de vidas humanas. Incluso desde los medios de comunicación oficiales la información de interés para la comunidad es a cuentagotas. Por si fuera poco, las fuerzas represivas provinciales y nacionales (éstas últimas al mando del Secretario de Seguridad Berni) se aprestan a resguardar las grandes empresas e instituciones oficiales de la furia de los vecinos, amenazando con reprimir cualquier desborde.

Claramente la desidia oficial no se da sólo en la provincia de Buenos Aires. Lo mismo se puede decir del gobierno de Macri como del gobierno nacional, todos cómplices de la falta de obras básicas que eviten los desastres que inundan en estas horas las pantallas de televisión, los diarios y las radios.

Nuestros militantes están recorriendo las zonas más castigadas, brindando la solidaridad y poniéndose a disposición de las necesidades más urgentes de la población. Al mismo tiempo desde el PTS La Plata, Berisso y Ensenada hacemos responsables al Estado municipal, provincial y nacional por las muertes y las cuantiosas pérdidas materiales que hoy sufre el pueblo trabajador. Exigimos que las empresas de la región (supermercados, hoteles, textiles, empresas de servicios, etc.) pongan a disposición sus stocks y recursos para el socorro de las víctimas, y que el Estado exima del cobro de impuestos y tazas al conjunto de los barrios afectados.

Contacto

Ernesto "Tito" Bustos
(0221) 534-0507

Luana Simioni (Delegada Gral. Junta Interna IOMA La Plata)
(0221) 15-560-5451

Temas Relacionados: Nacional , La Plata, Berisso y Ensenada









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • Viviana Barilatti

    4 de abril de 2013 14:27 - La tormenta es natural, las muertes y el desastre no

    Hola soy Viviana Barilatti, oriunda de Salliqueló, en la actualidad me encuentro viviendo en La Plata, soy docenteen Villa Alba (122 y 604), es increible como han sido afectado por las inundaciones.... NADIE fue a ayudar, si pueden acercase sería bienvenido todo!!!
    La población ha perdido hasta sus viviendas...

  • M., zona sur

    3 de abril de 2013 20:16 - La tormenta es natural, las muertes y el desastre no

    Casi nunca se menciona entre las causas de las inundaciones el avance inmobiliario descontrolado, los desmontes en la costa del Río de La Plata (y en todo el país), el relleno de las zonas bajas, etc. Y, la solución propuesta, suele ser "más obras públicas". Pero con esto no se ataca el problema de fondo.

    El problema es la nula planificación urbano-ambiental en función de los negociados inmobiliarios, que involucran funcionarios K y del PRO (municipales, provinciales y nacionales) que tranzan con las empresas y niegan los impactos en la población local.

    En Buenos Aires se esta viendo que el poder político esta entregando tierras "vacantes" (márgenes de agua, fiscales, etc) para mega-emprendimientos inmobiliarios. Las empresas desmontan, rellenan y construyen, alterando el drenaje natural del agua de lluvia y de la crecida del Río de La Plata.

    Así se vio como se inundó el barrio cercano al Shopping Dot y a Tecnópolis.

    En Bernal el Municipio esta rellenando las zonas bajas del río para instalar un country y un "puerto madero II" de la empresa Techint. Y como agravante, quieren usar las tierras de la Reserva Natural Quilmeña, que amortigua la crecida del río y absorbe el agua de lluvia.

    Lo que debe haber son comisiones populares que decidan sobre las obras públicas y los proyectos inmobiliarios, porque despues las consecuencias las pagamos nosotros