Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
Martes 27 de Septiembre de 2016
19:18 hs.

La Verdad Obrera N° 601

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

La lucha de las mujeres y los trabajadores al Frente

11 Jun 2015   |   comentarios

Aunque todo el arco político solo piensa en las elecciones, en nuestro país en los últimos días han sucedido 2 manifestaciones populares de masas que sacudieron el aburrido clima electoral. Una fue la marcha contra la violencia de género y los femicidios del 3 de Junio, que convocada bajo el lema “#NiUnaMenos!” conmovió al país cuando más de medio millón de personas, en su amplia mayoría mujeres y jóvenes, marcharon por las plazas de todo el (...)

Aunque todo el arco político solo piensa en las elecciones, en nuestro país en los últimos días han sucedido 2 manifestaciones populares de masas que sacudieron el aburrido clima electoral. Una fue la marcha contra la violencia de género y los femicidios del 3 de Junio, que convocada bajo el lema “#NiUnaMenos!” conmovió al país cuando más de medio millón de personas, en su amplia mayoría mujeres y jóvenes, marcharon por las plazas de todo el país. (ver notas).
La otra gran acción masiva fue el gran paro general del 9 de junio. Fue el quinto paro general en dos años y medio contra el gobierno de Cristina y las patronales. Las conducciones de las CGT de Moyano y la CTA opositora nada habían hecho entre el último paro y este, dejando solos a los que peleaban por paritarias por encima del techo del 27% del gobierno, ni movieron un dedo por los despidos y cierres como el de Worldcolor. Sin embargo la mayoría de la clase obrera se plegó al paro ayudado por el masivo paro de transporte (colectivos, trenes y subtes) y los piquetes que desde temprano se plantaron en diversos puntos, organizados por la izquierda como fue el gran piquete de los sectores en lucha de la zona Norte del GBA que se levantó en Panamericana y camino del Buen Ayre (ver notas), como una voz diferente de la burocracia sindical.

Contra el gobierno, aunque no le guste

El gobierno intentó copar la movida del 3J pero no pudo. Es que en todos lados el reclamo es contra el gobierno nacional que no tiene presupuesto ni reglamentó la ley para evitar la violencia de género, contra los jueces que dejan correr la violencia machista y la policía que a veces ni siquiera toma las denuncias. Justamente las fuerzas de seguridad están involucradas por complicidad en la trata, entre otros crímenes. La Presidenta, que habló ese mismo día por cadena nacional, ni nombró la marcha y el reclamo, mostrando el poco interés del kirchnerismo en avanzar en este terreno.

Las paritarias techadas
Los ministros Tomada y Kiciloff ya habían vetado las paritarias de Comercio y de la UOM que llegaban al 30%. Pero fue con Bancarios y Aceiteros donde hubo una dura pulseada. Los bancos tuvieron una rentabilidad fabulosa y estaban dispuestos a ceder, pero el gobierno metió un palo. Pero donde la cosa se puso dura fue con el gremio aceitero que realizó una dura huelga de mas de 3 semanas donde paralizaron los puertos de las grandes exportadoras de granos y aceite, en particular en Rosario y su zona sur. Como el sindicato aceitero de San Lorenzo no adhería al paro (dirige un sector k) bloquearon con piquetes a las aceiteras y puertos. Esa dureza de la lucha finalmente les dio el triunfo. Consiguieron un 36% que el gobierno se negaba a homologar y tuvo que ceder. Lo disfrazaron de un premio y llegaron a los $14.000 de básico. Un ejemplo de cómo un sindicato con decisión puede quebrarle el brazo a las empresas y su gobierno aliado.
Pero después del exitoso paro nacional, las cúpulas sindicales se sientan otra vez a esperar. En realidad ellos ya empiezan a poner sus fichas en tal o cual candidato. Se reparten entre Scioli o Macri y hasta algunos como Facundo Moyano todavía están con el devaluado Massa. La burocracia sindical hace lo de siempre, salen a apoyar a alguno de los candidatos patronales.

Los abanderados del ajuste

Scioli es la “continuidad”, aunque con algunos cambios. Es representante de un peronismo conservador que mantiene acuerdo con los K, que tarde o temprano lo deberán votar aunque no les guste mucho. Randazzo no tiene posibilidades algunas, más después del accidente de Temperley (ver nota). Scioli al ser el candidato peronista cuenta (o contará) con el apoyo de la mayoría de los sindicatos industriales y algunos de servicios.
Macri, representa a la derecha “moderna”, que propone cambios al curso económico y político actual, aunque no hablan de shock. El establishment le tiene mucha confianza (aunque no mucha fe) porque él es uno de ellos. Si pudieran devaluarían, recortarían todos los subisidios y abrirían la economía para descargar la crisis sobre los trabajadores y el pueblo. Pero esto es peligroso con una clase trabajadora que ha dado muestras de su fortaleza. Macri solo cuenta por ahora con el apoyo del sindicalista de peones rurales, Momo Venegas. Esta es una de las causas de su debilidad.
Massa se quedó en el medio y por eso es la “nada”. Las bromas se multiplican ante la deserción día a día de sus aliados. “Ponete Rexona, que no te abandona”, le dicen. Es que los grandes grupos empresarios, los que tienen el poder económico le bajaron el pulgar. No lo apoyan y por eso se desinfla.
Los tres son los agentes del ajuste que ya comenzó Cristina y que ellos se preparan a profundizar. No hay diferencias sustanciales. Los tres son antiobreros y debemos darle la espalda y enfrentarlos.
 
Los desafíos de la izquierda y del FIT

El rol de las mujeres, los jóvenes y los trabajadores, protagonistas de las dos acciones de masas en estas semanas, no están ni pueden estar representadas por Scioli, Massa o Macri. La izquierda combativa, que fue protagonista en los piquetes y que es independiente de los partidos patronales como el FPV, el PRO o la UCR, y también de la burocracia sindical de las 5 centrales, debe asumir un rol político. Ya que el régimen ha metido a la política nacional en la puja electoral, hay que dar la pelea en este terreno. El Frente de Izquierda es la alternativa que los socialistas revolucionarios del PTS apostamos a desarrollar. Queremos que sus listas se llenen de luchadores, de mujeres combativas y de jóvenes rebeldes que enfrenten a este régimen de explotación y opresión y a sus representantes políticos, que están al servicio de los grandes empresarios. El día que cerramos esta edición, se terminaba de inscribir la alianza Frente de Izquierda a nivel nacional y en los distritos provinciales (ver nota).
Ese mismo día también, Myriam Bregman asumió la banca de diputada nacional que ocupaba Néstor Pitrola (PO) y ahora comparte con Nicolás del Caño un lugar en el parlamento.(ver nota).
El PTS propuso a los otros partidos del FIT una fórmula presidencial unitaria compuesta por Jorge Altamira (PO) y Nicolás del caño (PTS), pero como todavía no han aceptado y proponen ir a las PASO a dirimirlo, postulamos a Nicolás del Caño y Myriam Bregman, como candidatos a presidente y vice respectivamente del PTS en el FIT.
El PTS tiene ya como candidatos a centenares de trabajadores, jóvenes y mujeres que son protagonistas en numerosas luchas y procesos de organización. Ellos serán candidatos del Frente de Izquierda, ya sea por una lista unitaria o por la integración que se de cómo producto de las PASO.
Te llamamos a organizarte con el PTS en estas elecciones.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota