Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
10 de diciembre de 2018

CRIMEN SOCIAL

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

La Juventud del PTS-UBA viajó a La Plata

11 Apr 2013   |   comentarios

El Centro Cultural La Comuna se había transformado en el bunker de la solidaridad del barrio. Combatiendo el sueño con entusiasmo, los compañeros nos contaron cómo venía la cosa. Ellos estaban bien, aunque muchos perdieron cosas materiales. “Acá se inundó todo, el tema es que a los chetos se les llenó de agua el estacionamiento en el subsuelo, ¡y ya tienen al camión de bomberos drenando! Pero los que perdieron todo en los barrios más pobres todavía esperan que el Estado aparezca”, contaba un ex obrero de Mafissa. En una autopartista de servicios a Toyota, cuenta un compañero que murieron dos trabajadores y hay diez desaparecidos. Mientras, la empresa exige que respeten los ritmos de producción y amenaza con despidos. Los ejemplos de la desidia patronal compiten con la de los políticos burgueses. Terminamos los paquetes. Junto a estudiantes, trabajadores y compañeros de la Junta Interna del IOMA salimos en brigadas: al Comedor de Celeste en Los Hornos, al Barrio 19 de Febrero, al Barrio San Carlos –donde viven los compañeros ex trabajadores de Mafissa-, a Villa Elvira, al Club Malvinas en el Barrio Las Quintas.

Las historias son desgarradoras allí donde las casas son de madera y chapa y no existió el primer piso como refugio. Las madres agarraban a sus hijos como podían. Algunos se perderían en el torrente de agua, para jamás volver a verlos. En las cifras oficiales no hay menores. Nadie cree ese verso. Todos conocen a alguien que murió. El olor no es a humedad, es a mentira. Pero la gente no come vidrio: el abucheo al “safari” de los políticos burgueses, escoltados por matones, lo demuestra. Los responsables son Bruera, Scioli, y Cristina. Los mismos nombres que tenía la boleta del FpV hace dos años.

¿Cuál fue la respuesta oficial? “Para lo único que pasaron fue para reprimirnos con Gendarmería”, dice un vecino. “Acá está lleno de punteros, pero todavía no vino ninguno”. Tarde, aparecen los camiones del Estado. Entre los que bajan cosas hay remeras de Kolina, la agrupación de Alicia Kirchner. “Dejá las cosas y sacate la remera”, gritan algunos. “¿De qué me sirve un colchón nuevo si sé que se me va a volver a mojar?”. La militancia a sueldo de La Cámpora no se quedó atrás. Tras “militar” codo a codo con el Ejército que reprimió los barrios afectados, aparecieron en la Facultad de Periodismo con una “propuesta” mezquina hacia la gente autoconvocada: o te “ponés la camiseta” de La Cámpora o no entrás. En los barrios, a los pibes les sacaban una foto haciendo la “V” antes de bajar los colchones. Por eso los apedrearon en Tolosa.

Volvemos masticando bronca. El desafío era llevarla a las universidades para realizar acciones de solidaridad y denuncia. Para eso pusimos en pié el Comité de Solidaridad en Sociales, donde se acercaron muchos estudiantes y empezamos a organizar un Festival Solidario para este viernes.

Temas Relacionados: Juventud , Nacional , Universidad









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota