Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
17 de diciembre de 2017

Nacional

Todos al Paro del Jueves 13

HUELGA GENERAL HASTA QUE SE VAYAN

10 Dec 2001   |   comentarios

Cavallo volvió de Washington con nuevas órdenes del FMI. Un nuevo ajustazo y más despidos en las empresas ya que las patronales aprovecharán la eliminación de los «convenios de competitividad» para multiplicarlos, al igual que en el Estado por la Ley de Déficit Cero. El congelamiento de los depósitos bancarios fue para salvar a los banqueros y está provocando un golpe mortal a los pequeños comerciantes y productores, mientras que los grandes capitalistas se fugaron casi 20 mil millones. La Argentina capitalista está en quiebra, y la clase parasitaria que nos domina, junto a sus políticos a sueldo, tiene uno y sólo un plan para salir de esta bancarrota histórica: más miseria para el pueblo trabajador. Sus «opciones» son: O la rebaja de salarios y gastos sociales mediante ajustes bajo el látigo del Déficit Cero (lo que proponen hoy Cavallo y De la Rúa), o un ataque mediante la devaluación del peso, lo que también llevaría a una baja salarial, el alza del costo de vida, una nueva confiscación de los pequeños ahorristas y la quiebra de todos los endeudados en dólares. Esta es la «salida» que quiere la UIA, gran parte del PJ, la cúpula sindical, la centroizquierda y hasta algunos funcionarios del FMI. Morir fusilados o morir ahorcados, son las únicas alternativas que para ellos merecemos.
Las cúpulas sindicales detrás de variantes patronales.
Que se reuna la Asamblea Nacional Piquetera.
Producto de la bronca obrera y popular, las centrales sindicales convocaron a un paro nacional, luego de meses de tregua y conciliábulos con el gobierno y las patronales. Sobran motivos para hacer un gran parazo nacional este jueves 13. Pero ni Moyano ni Daer quieren transformar este paro en el inicio del plan de lucha que necesitamos, a la altura del ataque. Preparan una medida aislada y sin ninguna perspectiva, por lo que dejan el camino abierto para que la salida la impongan nuestros verdugos. Los dirigentes cegetistas apoyan a gobernadores del PJ como Ruckauf o De la Sota, los que pagan en patacones en Buenos Aires o que son repudiados por miles de estatales en Córdoba. Apoyan al PJ que, a pesar de sus divisiones, se prepara mediante pactos secretos y contubernios para ser el que suceda a este gobierno, con los mismos que entregaron al país y provocaron la hiperdesocupación. Así como ayer nos metieron el verso de las privatizaciones y la convertibilidad, hoy apoyan el programa de los empresarios de la UIA: la devaluación del peso y los salarios. Por su parte, la dirigencia de la CTA -cuyos afiliados son las primeras víctimas del nuevo ajustazo del FMI- se obstina en mantener como norte de su «lucha»... una inofensiva “consulta popular” que no resolverá nada, no creará ni un solo puesto de trabajo ni un solo subsidio por desempleo. No es más que una maniobra distraccionista que cuenta con el apoyo de la Carrió, Farinello y varios intendentes peronistas.
No podemos dejar el destino de nuestras familias y de las futuras generaciones en manos de estos dirigentes. Tenemos que tratar de utilizar la marcha del 12 y el paro del 13 organizando asambleas en los lugares de trabajo o reuniones con luchadores y activistas para preparar piquetes, cortes de rutas y tomas de edificios públicos en coordinación con otros sectores.
Pero la lucha no puede acabar este jueves. Hay que preparar una alternativa en serio hasta acabar con el gobierno y sus planes de guerra contra el pueblo sin caer en las nefastas alternativas que postula el PJ y las cúpulas sindicales. Desde el sur del país, los combativos ceramistas neuquinos del SOECN, junto a los desocupados del MTD-Neuquén, los docentes rionegrinos de la UNTER, delegados de Luz y Fuerza Córdoba, con el apoyo de organismos de derechos humanos, agrupaciones estudiantiles y de la izquierda han comenzado a señalar un camino distinto al que nos vienen imponiendo los burócratas sindicales, al lanzar una convocatoria que merece la atención y el apoyo activo de todos los trabajadores que queremos salir de este pantano: «Hacemos el llamado urgente a que se reúna ya la Asamblea Nacional de Trabajadores ocupados y desocupados con representación 1 cada 20, tal como quedó votado en la última Asamblea Piquetera en La Matanza. Allí podrán reunirse todos los movimientos de desocupados junto al cuerpo de delegados de Foetra Buenos Aires, mineros de ATE Río Turbio, cuerpo de delegados de Luz y Fuerza Córdoba, los docentes de UNTER, los ceramistas del SOECN y todas las comisiones internas y cuerpos de delegados que resisten, por medio de representantes elegidos democráticamente en asambleas en los lugares de trabajo. ...Podrían sumarse los centros de estudiantes universitarios que han desplazado a la Franja Morada y quieran unirse a la clase trabajadora. Hay que terminar con la dispersión de las luchas que enfrentan el plan unificado del gobierno, los banqueros y empresarios, y donde se debata democráticamente medidas de lucha, en el camino de la huelga general hasta derribar al gobierno de De la Rúa-Cavallo y avanzar en un programa y una salida desde los trabajadores ocupados y desocupados frente a la crisis política, social y económica del país».
Se trata de organizar al conjunto de los trabajadores en una medida común que se eleve por encima de las demandas parciales, supere las fronteras entre los sindicatos, los ocupados y desocupados y movilice a la mayoría del pueblo hasta la derrota del gobierno y el régimen. Desde el PTS sostenemos que este paro del 13 debe servir para preparar una verdadera Huelga General con piquetes, por el tiempo que sea necesario hasta desarticular el plan de los banqueros y el imperialismo, tirar abajo este gobierno de De la Rúa y Cavallo, y convocar a una Asamblea Constituyente soberana, con diputados revocables, para que sea el pueblo quien discuta y resuelva libre y democráticamente la salida a la crisis, contra las «concertaciones», los pactos «de gobernabilidad” o un posible adelantamiento de las elecciones para que asuma el poder el PJ, otro verdugo de los trabajadores.
Plan Obrero de Emergencia

Ellos o nosotros
Desde el PTS , ponemos a consideración de las organizaciones obreras y de desocupados combativas este programa que sólo podrá ser impuesto mediante el único método que entienden los capitalistas, que es la fuerza de la movilización, las huelgas, los piquetes y las tomas de empresas y edificios públicos. Se ha demostrado que este régimen político es expropiador de la mayoría trabajadora y popular: nos quitan los puestos de trabajo, nos rebajan el salario, confiscan los depósitos de los pequeños ahorristas. Al revés de lo que proponen las cúpulas sindicales, tenemos que luchar por un programa de ajustazo a las ganancias de los banqueros y empresarios. Hay que expropiar a los expropiadores.
Ni despidos ni suspensiones: reparto de las horas de trabajo

Si por la recesión se produce menos, no hay por qué aceptar suspensiones ni despidos. Así como nos obligaban a hacer extras, hay que obligar a los capitalistas a repartir las horas de trabajo entre todos los trabajadores, reduciendo la jornada empresa por empresa, sin entregar un peso del salario normal de ocho horas, deduciendo la diferencia de las ganancias capitalistas. Para dar trabajo genuino para los millones de desocupados hay que luchar por un plan nacional de obras públicas bajo el control de los trabajadores al servicio de las necesidades de todo el pueblo.

Control obrero de las empresas en crisis

Si una patronal aduce crisis, que se abran los libros de contabilidad de las empresas. Los empresarios ganaron paladas en los últimos 10 años cuando se trabajaba 12 o 14 horas por día. Nadie controla sus negociados, la plata que fugan al exterior, la evasión de impuestos. ¿Por qué reducir un 10% o más los salarios o permitir suspensiones al 75%? Aún si las ganancias han recaído en los recientes años de recesión, los trabajadores no pueden aceptar pagar de sus bolsillos los malos negocios de las patronales. Si los empresarios chantajean con cerrar la empresa, la forma de defender la fuente de trabajo es la toma con piquetes y a partir de allí exigir su reapertura mediante su estatización y puesta en funcionamiento bajo la administración directa de los trabajadores.

Nacionalizar la banca y las AFJP

Con el congelamiento de los depósitos bancarios los únicos que se salvaron fueron los banqueros. Es imposible dar un solo paso serio en la lucha contra esta dictadura del capital financiero sin nacionalizar toda la banca y ponerla a funcionar bajo el control de sus trabajadores. La creación de una banca estatal única es la única salida realista para evitar la confiscación de depósitos y poner los recursos al servicio de toda la sociedad, condonando las deudas usurarias y destinando créditos baratos a los chacareros pobres y a los comerciantes arruinados.
Cavallo volvió a echar mano en los fondos de los trabajadores en manos de las AFJP para hacer honor al pago de la deuda externa. La mayor parte de estos salarios diferidos ha sido convertido en bonos de la deuda o están en manos de bancos que pueden ir a la quiebra o irse del país. Están jugando con el futuro de millones de trabajadores: se torna imprescindible luchar por la inmediata nacionalización de esos fondos para ponerlos bajo la administración de sus únicos dueños, los trabajadores y los jubilados.

Monopolio estatal del comercio exterior

La enorme fuga de divisas del país en manos de los especuladores de la bolsa y la banca profundizó el colapso financiero; a esto hay que sumarle los millones que sacan diariamente del país las grandes empresas monopólicas como la Repsol o las automotrices. El seudo control de cambios que acaba de imponer Cavallo será evadido por los grandes exportadores e importadores con maniobras de sobre y sub facturación, mientras siguen depositando sus divisas en bancos del exterior. Quienes tienen “inversiones” afuera, pueden seguir disponiendo de ellas libremente. Los capitalistas compran acciones en Buenos Aires para venderlas en el exterior. Una medida efectiva puede parar esta sangría: imponer el monopolio estatal del comercio exterior.

No pagar la Deuda Externa

Hay que cortar de cuajo el chantaje del imperialismo y los acreedores externos, que exigen que honremos el pago de la deuda mediante la cesación de pagos a los trabajadores estatales y jubilados y la destrucción de la salud y educación públicas. Hay que luchar para terminar con el dominio económico y político de nuestra nación en manos de estos explotadores. Hay que dejar de pagar esta deuda externa usurera y romper toda política de sumisión con organismos imperialistas como el FMI o el Banco Mundial.

Por un gobierno Obrero y Popular

El gobierno, los empresarios y el imperialismo jamás aceptarán la aplicación del conjunto de medidas como éstas. Para vencer esta resistencia, la única perspectiva real es iniciar el camino de organismos de democracia directa que expresen a todas las capas de los trabajadores y explotados, superando las divisiones gremiales, y uniendo en su seno a los chacareros pobres e inundados, a los pequeños comerciantes, a las amplias capas de estudiantes hastiados de este régimen. Ante la crisis de poder burgués, pero también ante la enorme crisis de dirección obrera y de masas, hay que luchar por un contrapoder de los trabajadores y el pueblo, e imponer un gobierno obrero y popular.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota