Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
25 de julio de 2017

La Verdad Obrera N° 557

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Guerrero desarmado

13 Feb 2014   |   comentarios

El periódico N° 1301 del Partido Obrero, en sus dos páginas dedicadas al copamiento del cuartel de La Tablada, calumnia la posición que tuvo el PTS. Alejandro Guerrero, firmante de la nota, reduce todas sus “pruebas” a un volante del 26 de enero de 1989, ocultando lo que el PTS dijo en su prensa. Un video posterior de Jorge Altamira, sobre el mismo tema, avala lo escrito en Prensa Obrera. Se trata, pues, de una política oficial de PO.

¿Qué dice Guerrero?

Basado en un volante del PTS editado inmediatamente después de los hechos (que establece la necesaria delimitación de una toma del cuartel totalmente descolgada y aventurera), dice que la política de conjunto del PTS fue no denunciar la represión de las FF. AA. al copamiento del regimiento, emparentándonos con la posición que sostuvieron el viejo MAS y el PC (ambos en Izquierda Unida en aquel entonces), que salieron a solidarizarse con las fuerzas represivas y mandaron condolencias públicas por las bajas que sufrieron. Esta política la profundizaron pidiendo una comisión de investigación sobre el MTP y no sobre la represión desatada sobre ellos. Lo del MAS e IU fue una canallada. Emparentar esa política con la que tuvo el PTS es una calumnia.

En Avanzada Socialista (así se llamaba la prensa del PTS) del 24 de febrero, una nota resaltada en páginas centrales titulaba: GRAVES DENUNCIAS - ¡QUE SE INVESTIGUE LA REPRESIÓN A LA TABLADA! Y en su interior explica que la Comisión que investigue las denuncias de la “feroz represión desatada” debe ser “de los organismos de DD. HH., encabezada por las Madres”.

Pero si a Guerrero esto no le alcanza está la contratapa de ese mismo ejemplar (que reproducimos facsímil).

El PTS llama a marchar con las Madres y en ese llamado decimos categóricamente:

“Pero, además, esta movilización se dará en momentos en que se empieza a destapar el carácter brutal de la represión que llevaron adelante los militares en contra del grupo ocupante del cuartel”.

Y finaliza el llamado: “Esta marcha... debe constituirse en un punto de reunión para comenzar la lucha unificada contra el CONASE [Consejo Nacional de Seguridad creado post Tablada, nota ed. actual], la ley de seguridad interior a ser promulgada, para continuar la lucha por el juicio y castigo a todos los genocidas, y por una investigación a fondo, encabezada por las Madres, de la represión en La Tablada. Por todo esto marchemos el 23 con las Madres de Plaza de Mayo”.

La calumnia ha quedado desbaratada. El PTS no solo denunció la feroz represión desatada, sino que criticó duramente la política nefasta del MAS (y de IU), que incluso se negó a marchar en ese aniversario del golpe con la Madres, pegando un salto en su adaptación al régimen burgués, que lo llevó poco después al estallido.
El PO hasta el día de hoy niega que la acción aventurera del MTP, una auténtica provocación, le haya servido al Gobierno de Alfonsín y al régimen de conjunto para la derechización de la situación. Después de esto, se creó el COSENA, una represiva institución estatal a la que los militares, totalmente desprestigiados por derrota de Malvinas, por el genocidio y la entrega de la dictadura, después de dos alzamientos carapintadas, se integraron plenamente. Fue allanado un campamento juvenil del PC en Córdoba y le volaron un local, y tres meses después, en los saqueos del hambre cayeron asesinadas más de 14 personas, y con el estado de sitio decretado fueron detenidos varios dirigentes de izquierda, entre ellos Fernando Armas del POR y Jorge Altamira del PO.

Contra lo que afirma PO de que fueron la única organización que se movilizó junto a las Madres en el aniversario del golpe de 1989 (el acto se realizó el día 23 de marzo), el PTS también fue parte de esa movilización, que fue el único polo político que denunció la represión y enfrentó el giro represivo del régimen.

Esta calumnia del PO contra el PTS sobre un hecho ocurrido hace 25 años no es azarosa. Responde al intento de crear una historia autorreferencial de los “únicos revolucionarios”, y no por casualidad sale a la luz luego de las duras críticas que formuláramos a su política frente a los alzamientos policiales de diciembre pasado, que culminó en que termináramos en marchas diferenciadas el 19 y 20 de diciembre.

Desde nuestros orígenes, tomamos con suma seriedad las cuestiones que hacen a la estrategia revolucionaria, incluyendo la política militar de la clase obrera. Ya en aquella oportunidad, desarrollamos en nuestro periódico una polémica sobre la actitud de los revolucionarios frente a los distintos tipos de terrorismo, a propósito de los hechos de La Tablada. Consideramos inseparable la denuncia y el enfrentamiento a toda represión del Estado burgués de la delimitación tajante de las acciones y las estrategias (que las sustentan), que son un crimen político para los intereses de la clase obrera, cuestión que PO solo hizo muy secundariamente frente a los hechos de La Tablada. A lo largo de nuestra historia, consideramos vital abordar la clarificación de la estrategia revolucionaria frente a las distintas estrategias alternativas (reformistas pacifistas, guerrilleristas en sus distintas variantes, etc.). Nuestro balance crítico y ruptura con el morenismo fue, desde este punto de vista, lo que nos permitió encarar el único balance partidario de conjunto sobre los 70 que se ha publicado hasta ahora, en un libro de más de 500 páginas escrito por Ruth Werner y Facundo Aguirre, que analiza desde las condiciones generales del período hasta la política de cada una de las principales corrientes de izquierda que tuvieron responsabilidad en aquel entonces, pasando por una investigación exhaustiva de las Coordinadoras Interfabriles. Por esto, resulta gracioso que PO dedique ahora dos páginas a armar una calumnia aprovechando el 25° aniversario de La Tablada, cuando no han escrito ni un mísero folleto (al igual que la corrientes que se reivindican morenistas) sobre su balance del último ascenso revolucionario de la historia argentina (donde realmente se pusieron a prueba partidos y corrientes).

En los últimos años, para profundizar un terreno teórico-político que en la izquierda ha sido abandonado como parte de la adaptación al régimen democrático burgués y su pacifismo, hemos abordado el estudio sistemático de la teoría militar (como en su momento hicieron Marx, Engels, Mehring, Lenin, Luxemburg y Trotsky), en particular de Carl von Clausewitz, que parece que tanto molesta al PO en general, y a Guerrero en particular.

Temas Relacionados: Debates , Partido









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota