Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
12 de diciembre de 2018

La Verdad Obrera N° 281

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Grupo Werthein: un modelo de burgués nacional

12 Jun 2008 | Tienen inversiones en telecomunicaciones, campos y finanzas. Intentan mostrarlos como parte de la ‘argentinización’ de servicios privatizados y el resurgimiento de los ‘empresarios nacionales’. Pero, ¿quiénes son realmente ‘los W’?   |   comentarios

“¿Cómo te va Julio? –saludó cariñosamente Cristina a Werthein, del grupo Telecom, en un atolladero de trajes italianos que la rodearon apenas concluyó su alocución” relata el diario Página 12 sobre el encuentro. “´Si hace lo que propone vamos a ser todos felices´, piropeó Julio Werthein a la candidata Cristina Fernández”. La futura Presidenta intentaba seducir a las grandes patronales.

El tiempo le daría la razón. Hoy ‘los W’, como se los conoce en el mundo empresario, son parte de los empresarios afines al Gobierno.

Pero hay que reconocer que a ‘los W’ no los inventaron ‘los K’. La historia es larga. Gregorio, Numo y Noel Werthein comenzaron a montar su imperio antes de 1950, siguiendo los negocios de su padre. Más tarde incorporaron a Julio, quien es hoy el sobreviviente y alma mater del grupo. Hoteles, campos, agroindustria, bancos, los negocios del grupo crecieron paulatinamente. Hasta pegar un salto.

1976: ‘una nueva época empezaba’

“Debo señalar con énfasis la misión que, a pedido del entonces Ministro de Economía José Martínez de Hoz, cumplimos en EE.UU. Debíamos resaltar el cambio producido en el país después del golpe de Estado...cooperando con Martínez de Hoz en propagar nuestro optimismo”. En sus memorias, Don Julio no puede dejar de recordar ese momento, allá por 1977. Su familia, ligada históricamente a la Asociación de Bancos y a la Bolsa de Comercio, se consustanció con el programa de Videla y Martínez de Hoz. Cereales, carnes y finanzas, la política económica de la dictadura venía como anillo al dedo a ‘los W’.

Quizás como gentileza por los favores recibidos, el Banco Mercantil fue uno de los principales favorecidos con la estatización de las deudas de empresas privadas, en 1982. Así, 167 millones de dólares del Banco Mercantil pasaron a formar parte de la deuda externa pública. Lo mismo pasaba con otra empresa de la familia, la textil lanera IVA S.A.
El grupo, liberado de las deudas, tomó nuevo impulso en los ’80. Mientras, se preparaba para otro gran banquete.

Los ‘90: de las privatizaciones al lavado

“Explicarles quién es sería una irreverencia total. Es el estadista que nos llevó de la hiperinflación a la estabilidad; de las arcas vacías a tener US$ 35.000 millones en el Banco Central; de una economía cerrada a una apertura total. ¿Qué más puedo recordarles?” (La Nación, 3/2003). Así presentaba, casi extasiado, Julio Werthein a Carlos Menem en un evento al que había invitado a Martínez de Hoz y otros empresarios, para apoyar la campaña del riojano.

Es que los W fueron de los primeros que se entusiasmaron con la revolución productiva. La clave fueron los negocios financieros. Los Werthein se quedaron con La Caja de Ahorro y Seguros, que les permitía recaudar y manejar millones de pesos. Se pudo comprobar, por ejemplo, la sociedad de ‘los W’ con Raúl Moneta y el Citicorp en la causa por lavado de dinero. Además, Exterbanca -el banco offshore de la familia- fue por donde pasó buena parte del dinero de los envíos ilegales de armas a Croacia y Ecuador.

Después del paraíso… otra vez el paraíso

“Los argentinos no quieren trabajar. En el interior se necesita mano de obra y aquí, en Buenos Aires, la gente reclama que todos los meses le den plata para no trabajar. ¿Cómo cree que nos afecta la imagen de esos señores encapuchados tomando la Plaza y haciendo sus necesidades frente a la Catedral? Los capitales no vendrán si no se soluciona el tema de la inseguridad en el país, en todos los órdenes, empezando por las calles” (Revista Debate). Por esa fecha, cuando Duhalde buscaba ‘normalizar’ el país, una reunión entre el general Brinzoni y Adrián Werthein generó revuelo. Finalmente, para intentar poner orden, los Werthein se jugaron por Carlos. ¿Cómo se iban a imaginar en ese momento que les iba a ir tan bien con Néstor y Cristina?
Hoy ‘los W’, a través de los nuevos delfines -Adrián, Leo y Gerardo-, son una cabal muestra del vigente rol del capital financiero, que a través de los fondos de inversión controlan empresas de servicios o la agroindustria. Como parte de AEA (Asociación de Dirigentes de Empresas) y la Bolsa de Comercio, han sostenido relaciones cada vez más cercanas con el matrimonio presidencial.

Sin dudas, uno de sus grandes negocios en estos años ha sido la compra del 50% de Telecom, a través de Nortel, en el 2003. Así, se ha convertido en uno de los ‘socios nacionales’ en las empresas privatizadas, una de las formas en que el kirchnerismo disimula la continuidad del modelo noventista. Hoy los Werthein se ‘pelean’ con sus socios de Telecom Italia, denunciando que detrás de ellos Telefónica intenta quedarse con el monopolio de la telefonía fija. El gobierno intercede, mientras define quién será el socio local a partir de 2009, cuando vence la opción de compra. ¿Serán los Werthein? ¿Será Clarín? Por lo pronto, el grupo aprovecha para cotizar su parte: la compró en 160 millones de dólares y quieren venderla en 700 millones.

¿Burguesía nacional?

‘Los W’ no tienen patria a la hora de hacer negocios. En todo caso fueron parte de la patria financiera, la patria contratista, la patria sojera. Julio presidió el Consejo de Relaciones con EE.UU, la Cámara de Comercio Argentino-Israelí y la Cámara de la Producción Argentino-China. Con el imperialismo yanqui, el lobby sionista o la burocracia restauracionista, sólo se trata de hacer ‘buenos negocios’.

Los llaman ‘la nueva burguesía nacional’ pero no son ni nuevos ni nacionales. Hicieron negocios durante la dictadura. Participaron en las privatizaciones y los negociados de los ’90. Están acusados de lavado de dinero y estafar a los ahorristas con el corralito. Ganan millones de pesos por día, con el monopolio de las telecomunicaciones, la especulación financiera, el negocio de la soja y la agroindustria. En definitiva, ganan millones con el sudor de la clase obrera y las penurias populares.

“¿Cómo te va Julio?”, le preguntaba Cristina. Y el viejo no podía parar de sonreír.


Los trabajadores

“Durante años hay que trabajar con austeridad, los márgenes son magros, decía mi hermano Noel”, repite Julio. Pero mientras los Werthein viven en el lujo, los trabajadores de Telecom, los peones de la Cabaña el Capricho o las obreras de las plantas de Cipoletti, padecen la explotación de ‘los W’.

Los trabajadores telefónicos denunciaron la tercerización y la flexibilización que mantienen los patrones, sean extranjeros o ‘nacionales’. En Cipoletti, sólo una dura lucha les permitió recuperar parte de su salario y de sus condiciones de trabajo.


Muchos ceros

Telecom Argentina: U$$ 400.000.000 vale hoy el 50% de la compañía en manos de los W. En 2007 triplicaron su facturación.

Gregorio, Numo y Noel Werthein: 150.000 hectáreas en Argentina. 60.000 cabezas de ganado. 40.000 toneladas de granos anuales. 40.000 toneladas anuales de frutas. Cachamai, la productora de té, tiene una facturación de $26 millones.

Caja de Ahorro y Seguro: U$$ 400.000.000 de facturación durante 2007. Son dueños del 43%.

Además, tienen más de 100 mil metros cuadrados en construcción, ganaron la concesión de áreas petroleras en La Pampa, controlan el 34% de Europ Assistance Argentina. En España, está radicada W. de Argentina-Inversiones, mientras que en Suiza tiene sede BSI Werthein Merchant House. (Revista Apertura).

Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota