Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
23 de mayo de 2019

La Verdad Obrera N° 582

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

CONVOCAN DELEGADOS DE LEAR Y DONNELLEY

Encuentro de Trabajadores en Lucha

14 Aug 2014 | Sábado 16 - 12:00 hs. en la puerta de Donnelley (colectora Panamericana km 36,700 - Ramal Escobar)   |   comentarios

Obreros y obreras de LEAR y Donnelley convocamos

Prohibición de despidos y reparto de las horas de trabajo.

Expropiación de toda fábrica que cierre y puesta en funcionamiento bajo gestión obrera.

Que la crisis la paguen los grandes empresarios que se la llevaron en pala durante todos estos años.

Basta de persecución a los delegados e Internas antiburocráticas.

¡FAMILIAS EN LA CALLE NUNCA M˜áS!

Ante los diferentes ataques de las patronales, tenemos que coordinar las luchas para ponerle un freno a estas empresas que buscan descargar la crisis sobre los trabajadores, generando suspensiones, despidos o cierres de plantas. Un claro ejemplo de esto, son las multinacionales norteamericanas buitres, como Lear que de la mano del SMATA, avanzó con suspensiones y luego despidos en forma masiva pero se encontró con la resistencia de la Comisión Interna y de los trabajadores. La dirección del SMATA está atacando brutalmente a la Comisión Interna elegida por el 70% de los trabajadores.

Peor aún, la multinacional yanqui de Donnelley que en el día lunes 11/08 los trabajadores se encontraron con la planta cerrada y un abandono por parte de la gerencia de la planta presentando una quiebra fraudulenta tratando de dejar a todos los compañeros en la calle.

Por eso los trabajadores decidimos ingresar para resguardar la fuente de trabajo de los 400 trabajadores y poner a producir la planta porque no vamos a permitir que haya familias en la calle, nada es más importante que evitar que nuestras familias pasen hambre.

En Emfer y TATSA, los trabajadores vienen dando una fuerte pelea por la estatización de la planta; sufriendo duras represiones de la Policía Federal luchando por resguardar la fuente de trabajo de los cientos de trabajadores y su familia.
Estos son parte de los ataques que sufren los trabajadores y el pueblo por parte de las patronales. El gobierno no hizo más que colaborar con las patronales, muchas de ellas buitres como Lear y Donnelley, trató de poner un techo salarial, mantiene el impuesto al salario y nos manda a la gendarmería.

Los dirigentes sindicales adictos al gobierno se niegan a denunciar seriamente esta situación y a enfrentarla. Las centrales sindicales opositoras al gobierno se niegan a convocar a un paro nacional de 36 horas que hoy es más necesario que nunca. Por eso creemos que es necesario coordinar nuestras luchas, apoyarnos mutuamente y exigir un paro nacional de 36 hs para enfrentar los despidos y cierres y apoyar las luchas en cursos como las de Lear, Donnelley, Emfer, los docentes y todos los que están peleando.

Por todo esto es que llamamos por ello a un Encuentro Obrero para el sábado 16/08 en la puerta de Donnelley (colectora panamericana km 36,700 sentido Capital ramal Escobar frente a Ford) a las 12 horas.


Trabajadores de Zona Sur convocan al Encuentro Obrero

El 11 de agosto los trabajadores de la gráfica Donnelley se enteraron por medio de cartas que la empresa habría cerrado, declarándose en quiebra y dejando a 400 familias en la calle. Meses atrás, el Ministerio de Trabajo les había negado la presentación de un preventivo de crisis donde decían que necesitaban despedir a 123 obreros para ganar competitividad. Esta presentación alertó a los compañeros de la gráfica, que es un ejemplo de lucha y organización, y rápidamente se pusieron en movimiento y prepararon un plan de lucha, coordinando con otras empresas del gremio para que no sacaran los trabajos que Donnelley intentó primero derivar a otros talleres, y no tuvo éxito. Por eso ahora esta patronal norteamericana copia a su compatriota de Lear y cierra la fábrica, queriendo con eso meter miedo a los trabajadores, y apostando a que se desorganicen. Hasta el diario Clarín tuvo que salir a decir que eran, de mínima, “sospechosos” estos cierres abruptos de empresas que dicen quebrar cuando tienen ganancias millonarias. Los trabajadores de Donnelley hoy por la mañana entraron a la planta y la pusieron a producir, ya que la orden del Ministerio era retrotraer la situación a la previa al cierre. Este es un enorme paso adelante, que se suma al que también dieron los compañeros de Lear, que consiguieron que sus delegados volvieran a ingresar a la planta como ordenaban el Ministerio y los 5 fallos judiciales. Estos son grandes pasos a adelante que nosotros celebramos, porque aunque la pelea todavía no haya terminado, estamos en mejores condiciones que ayer para torcerle el brazo a estas empresas yanquis.

También repudiamos los 10 despidos que tuvieron lugar el 1° de agosto en la autopartista Honda, ubicada en Florencio Varela. Nuevamente el SMATA se lava las manos ante los despidos argumentando que no pueden defender a quienes “rompen la paz social”. Las empresas buscan sacarse de encima a los que piensan en levantar la cabeza y defender sus reclamos. ¡Por eso también vamos a tomar esta lucha en nuestras manos hasta la reincorporación de todos los despedidos!

Los trabajadores de Shell, Honda y de Calsa en lucha, que venimos siguiendo la pelea de los mecánicos de Lear, nos solidarizamos y nos ponemos a disposición de la asamblea de trabajadores de Donnelley y de todas las medidas de lucha que voten para llevar adelante esta pelea. La experiencia que venimos acumulando a lo largo de todos estos meses de lucha es que si los patrones, el gobierno y los dirigentes sindicales corruptos se unen para aplastar a los trabajadores organizados, nosotros también tenemos que unirnos. Todos estamos tirando para el mismo lado porque tenemos a los mismos enemigos ¡No daremos el brazo a torcer! ¡Los despidos en Donnelley y Lear no pasarán!

¡Prohibición de despidos y reparto de las horas de trabajo!

¡Expropiación de toda fábrica que cierre y puesta en funcionamiento bajo gestión obrera!

¡Que la crisis la paguen los grandes empresarios que se la llevaron en pala durante todos estos años!

¡Basta de persecución a los delegados e Internas antiburocráticas!

Convocamos a todos los trabajadores de la Zona Sur a parte del Encuentro Obrero que las comisiones internas de Lear y Donnelley están convocando en la puerta de la Gráfica RR Donnelley (colectora Panamericana km. 36,700 sentido Capital, ramal Escobar frente a Ford) este próximo sábado a las 12 hs.

Trabajadores de Shell, Calsa y Honda en lucha


Donnelley bajo control obrero

Entrevistamos a Rocco y Nando protagonistas de la gestión obrera

Nando

¿Cuál es la nueva situación en la fábrica?

El lunes cuando llegamos a la planta nos encontramos con un papel que nos avisaba del cierre de la planta y que presentaban la quiebra. Una forma brutal de borrarse y dejar 400 familias en la calle. Resolvimos rápidamente hacer asamblea y denunciar en el Ministerio de Trabajo este cierre ilegal de la empresa y dictaron la conciliación obligatoria con todos los trabajadores adentro. En una nueva asamblea debatimos qué hacer y resolvimos entrar a la planta y ponerla a producir. Este fue un paso muy importante que dimos porque como venimos planteando desde un principio: “familias en la calle, Nunca mas” y bajo ese lema decidimos que nuestro trabajo no puede despreciarse de tal manera, y vamos a demostrar que los trabajadores podemos manejar una fábrica.

La empresa tenía pendiente varias entregas, asi que arrancamos con esa producción y a hablar con los clientes para concretar estos trabajos y que nosotros somos los que producimos ahora.

Hay producciones para editoriales como Aique, de Educación, la revista Gente, Billiquen, Para Ti, y vinieron a vernos los gerentes de Atlántida para hacer otros trabajos. Tenemos un stock muy grande de papel, lo que deja clarísimo que Donnelley, no tiene ninguna crisis.

En estos primeros días que nos pusimos a producir, fue surgiendo de todo, compañeros que están pilas, hay otros que están ‘bajando’. Algunos compañeros de Mantenimiento se fueron porque no aguantaron la presión, ahora estamos saliendo a buscar gente para incorporar.

¿Qué argumentos da Donnelley para decir que tiene crisis?

Donnelley es una empresa que no tiene deudas con bancos ni con proveedores. Nosotros sabemos que la crisis que está planteando es trucha, porque en veinte años no han invertido sino que han explotado la capacidad instalada. Jamás puede tener crisis si, de algún modo, esto funcionó en veinte años gracias al compromiso y la humildad de los trabajadores que producen en las condiciones en que están las máquinas, algunas atadas con alambre. Y así y todo sacamos productos de muy buena calidad. Por eso los de Atlántida, no habiendo ahora, gerentes ni patrones, igual confían en nosotros en que podemos sacar buenos productos como siempre lo hemos hecho.

¿Hay posibilidad de que esta situación se extienda?

Acá hay tres posibilidades: que se reabra la planta, con las mismas condiciones laborales; que se haga cargo el Estado, con gestión obrera; o expropiarla bajo control obrero.

Nuestra perspectiva ahora es producir para llevarles el pan a nuestras familias a fin de mes. Con los trabajos que ya tenemos creemos que algo nos vamos a llevar.
Nosotros decimos que vamos a pelear por el pan de nuestras familias contra estas multinacionales yanquis que vienen, te explotan, se quieren llevar todo y después quieren cerrar la fábrica dejando sin trabajo a 450 familias.

Por ahora las máquinas están funcionando, nos estamos organizando con el comedor, los compañeros están fichando como todos los días, se están repartiendo las tareas. La estamos haciendo funcionar.

¿Vienen organizándose hace tiempo, esa madurez les permitió llevar adelante la toma?

Sí. Nosotros no vamos a dejar que cierren la fábrica. La vamos a poner a producir cueste lo que cueste.

¿Están recibiendo solidaridad de la comunidad?

Sí, estamos recibiendo solidaridad de los barrios. Las compañeras de la Comisión de Mujeres se están moviendo mucho, están repartiendo boletines en los barrios, y recibimos mucha ayuda de la comunidad.

¿Qué perspectivas consideran para llevar adelante la lucha?

Estamos convocando a un encuentro obrero para el sábado 16 de agosto donde la idea es que participe todo el mundo, todas las organizaciones obreras y políticas para coordinar las luchas, frenar los ataques y pararle la mano a estas patronales que se llenan de plata y pretenden hacer lo que quieran con los trabajadores.
También quiero destacar que es importante que se haya armado una comisión de Prensa y Difusión, estamos tratando de tener una computadora, con Internet y una impresora para poder difundir el conflicto adentro y afuera de la planta, con todas las notas que van saliendo en los medios, para seguir políticamente el conflicto.

¿El objetivo de la empresa es, en un sentido, barrer la organización que ustedes tienen?

Sí, claro. Nosotros siempre nos mostramos como una alternativa a la conducción del sindicato, con nuestro órgano máximo que es la asamblea, nuestra idea de la unidad obrera-estudiantil, apoyando todas las luchas. La empresa nos ataca porque no puede romper esta organización. En quince años que yo llevo en la empresa ya pasaron siete gerentes que quisieron romper la organización y no pudieron. Esta sería la última medida de la patronal para romper la organización. Se jugaron con todo.

Nos intentaron chantajear y meter miedo para ver si la gran mayoría de la gente se va. Al principio nos quisieron chantajear con los 123 despidos y nosotros no lo firmamos. Y hasta vino un grupo de diputados como Castillo, Del Caño, el Chino Navarro y otros para sacarle una cita a la empresa y la empresa no se las dio. Creo que es muy bueno seguir organizándose y confluir con otros sectores que también están siendo atacados y golpear todos juntos porque las patronales también se unen con los gobiernos, sindicatos para atacar a los que luchamos y liquidar nuestras organizaciones.

Rocco

¿Cuál es la nueva situación en la fábrica?

La situación en Donnelley ya venía hace rato, desde que había presentado el preventivo de crisis y amenazado con 123 despidos. Ante eso nos veníamos preparando y funcionando en asamblea con los compañeros para tomar medidas y evitar los despidos.

El lunes al ingreso del primer turno, nos encontramos con la planta cerrada y un papel pegado que decía que llamemos a un 0800 para reclamar. Hicimos asamblea rápidamente y discutimos que hacer y resolvimos tomar la planta y generar nuestro propio sustento, sin jefes, sin patrones.

Ya habiendo resuelto en asamblea entrar, unos compañeros por la puerta de atrás nos abrieron las puertas centrales y recorrimos la planta para empezar a organizar la puesta en funcionamiento.

¿Qué interrogantes les fueron surgiendo?

Costaba aterrizar en lo que esta pasando, muchos se preguntaban: ¿Cómo hacemos? ¿Cómo organizamos la producción? ¿Cómo mantenemos las máquinas? Y así en dos días conociendo nuestro trabajo, organizamos la producción para los clientes, pensamos en las distintas tareas, en el mantenimiento, en poner a funcionar todas las máquinas que podamos e ir avanzando en controlar la fábrica.

En el camino de llevar esto adelante los compañeros nos fuimos encontrando con una nueva realidad: “te pasan por la cabeza mil cosas”, “saltan los miedos, dudas, y si nos desalojan, y si vuelve la empresa”, y eso te lleva a pensar en todo, en cada detalle, en asegurar la defensa de la fábrica, organizar la producción, pero ahora bajo nuestras propias ideas, bajo nuestra propia democracia, sin órdenes, organizándonos entre nosotros.

Todos vamos poniendo de cada uno lo que sabe, incluso hasta el punto de pensar en nuestro comedor y buscamos quien cocina y lo pusimos a funcionar.
Todo lo discutimos y lo vamos comprendiendo como una etapa que nos pone el desafío de hacer de la fábrica, nuestra fábrica, una fábrica para la comunidad.

¿Con qué apoyo cuentan, la comunidad de la zona los apoya?

Recibimos apoyo de muchos sectores de la Zona Norte, de la gente del barrio que nos trae comida, hoy juntamos en un ratito mas de mil pesos parando a los autos que pasan por la colectora. Desde distintos trabajadores del país, como Jujuy, Córdoba, Mendoza, Zanon en Neuquén, Panrico y Coca cola de España.

Entonces te va cambiando la cabeza, vez a otros trabajadores que también sufren ataques, como en Lear, yanqui y buitre, igual que Donnelley, donde la venimos peleando juntos y nos reprimen y es necesario que todo se sepa, que salga a la luz que organizándonos podemos sumar a otros trabajadores. Lo que quieren barrer estas empresas que se la llevan en pala, es que los trabajadores no tengamos voz, que respondamos a burócratas que nos traicionan y siempre juegan para los patrones.

En esta situación que nos quieren hacer pagar a los trabajadores, la crisis que dicen tener, mas que nunca debemos ponernos firmes, luchar por lo nuestro, por eso desde Donnelley y Lear convocamos a un encuentro para este sábado 16, abierto a todos los trabajadores, organizaciones sociales, y demás luchadores que dicen basta a los atropellos, como nosotros en Donnelley, Familias en la calle, Nunca mas.


La lucha por la reapertura de la fábrica es de toda la familia

Ya sabíamos que se venían despidos, que no iba a ser fácil. Que íbamos a enfrentar una gran lucha contra fuertes enemigos. Pero nunca nos imaginamos que de esta forma, que la empresa iba a cerrar sus puertas de un día para el otro, dejando a todos sin trabajo, más de 400 familias en la calle, sin su salario, violando todas las leyes de nuestro país.

Sin embargo estamos fuertes y a la par de nuestros maridos para enfrentar este atropello y luchar por la reapertura de la fábrica, con todos los puestos de trabajo. Los clientes están y con esto podemos demostrar la falsa quiebra que la patronal quiere aparentar y no permitir que nuestros hijos pasen hambre y necesidades. La unión hace la fuerza por eso es una gran lucha de todas las familias unidas que la vamos a dar hasta el final.

¡Familias en la calle nunca más!

Erica - Comisión de mujeres de Donnelley

Recién llego a casa después de mi jornada laboral, que creo fueron mas de 42hs sin dormir. La verdad que estoy muy cansado pero ya tengo ganas de volver a la fábrica. Es muy loco, es la primera vez que me pasa que recién salido quiera volver… ¿Será porque hoy tomamos la planta y la pusimos a producir bajo gestión de los trabajadores? ¿Será porque Donnelley, hoy es nuestra? A las 14hs toque el timbre de la fábrica y me abrió un compañero y me dio un abrazo. Hice unos pasos y otro compañero muy contento me dice: “Firmemos acá la entrada” A mis alrededores veía a los demás con sus sonrisas bien grandes en la cara disfrutando de este echo, me animaría a decir, casi insólito: “hoy la fábrica es de los trabajadores” No puedo describir lo que siento.

Gonzalo Ramirez

Temas Relacionados: Movimiento Obrero , Zona Norte del Gran Buenos Aires , Lear, 5 meses de lucha , Donnelley lucha









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota