Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
19 de octubre de 2017

Nacional

ENTREVISTA AL MINISTRO DEL INTERIOR, ANIBAL FERNANDEZ

El ministro del Interior señaló: "Los piqueteros no mueven a nadie"

09 Aug 2004 | El ministro del Interior aseguró que los piqueteros afines al Gobierno no tendrán ningún rol político en el armado del kirchnerismo. Además vaticinó un conflicto social en declive. Aníbal Fernández se mostró inflexible con los piqueteros duros. Con todo, sostuvo que las soluciones “no se consiguen con palos”.   |   comentarios

“Las organizaciones piqueteras afines al Gobierno no van a tener ningún rol político en esta gestión. Nuestra estrategia con el sector nunca ha sido sumar agrupaciones a un proyecto político sino morigerar el conflicto en la calle.” El ministro del Interior, Aníbal Fernández, definió en estos términos la relación de la Casa Rosada con el frente de desocupados kirchnerista. En diálogo con Página/12, evaluó por otra parte que el conflicto social está en declinación y rechazó que la CGT vaya a actuar como contrapeso de los piqueteros.
–La protesta del miércoles reunió a todo el arco piquetero opositor. ¿Qué evaluación hizo el Gobierno de esa jornada?
–Que hubo cinco o seis mil personas en la calle, lo que demuestra que no mueven a nadie, que están nada más que los militantes, como en cualquier manifestación de cualquier lugar del mundo.
–Sin embargo, la Sociedad Rural ha pedido que se ponga freno a las protestas de los desocupados. También lo reclamó la Asociación Empresaria.
–Bueno, son expresiones que uno no puede negar que existen.
–¿El Gobierno comparte la idea de que los piqueteros son una amenaza para el desarrollo económico?
–No colabora que existan acciones de las características a las que hemos asistido. Cuando tenés que bancarte que alguien se salga de madre y que produzca un hecho como meterse en McDonald’s, en el Sheraton o en Repsol, sin duda que no colabora. ¿Qué planteamos hacer en ese caso? Resolver el problema atacando la causa y no el efecto. Podemos comprender la preocupación de la Sociedad Rural, pero nuestra manera de pensar sigue siendo la misma.
–¿Cómo influye el conflicto social en las negociaciones con el FMI?
–No podemos medirlo de esa manera.
–¿Por qué no? Las protestas muestran las consecuencias de las políticas del Fondo.
–No nos dan ni nos quitan nada. Es la Argentina que está, la que nos tocó administrar. Queremos encontrar la solución lo más rápido posible, pero las soluciones no se consiguen con palos, se consiguen con una política acertada de crecimiento y de morigeración de los conflictos.
–¿Cómo ha sido la integración de los piqueteros afines al Gobierno, como la Federación de Tierra y Vivienda de Luis D’Elía o Barrios de Pie?
–En el caso puntual de los piqueteros nosotros nunca buscamos acercarlos políticamente sino convencerlos de que se podía hacer otra cosa. Buscamos trabajar en el territorio, con cooperativas, con disminución de los conflictos en la zona, con esquemas productivos. A todo eso lo armamos con el objetivo de morigerar los conflictos, no para sumarlos políticamente. Y lo hicimos con todas las agrupaciones.
–Aun así, algunas organizaciones se asumen kirchneristas. ¿Cuál va a ser su rol en lo político?
–Ninguno. El único rol que estamos buscando que tengan es el que acabo de contar.
–¿Nada más que trabajar en lo social? ¿No van a tener un rol político?
–No. No tenga duda que no lo tienen.
–Es una respuesta sorprendente, porque todas las organizaciones piqueteras se definen como organizaciones políticas.
–Ninguno de ellos fue concebido como una extensión de la política de Kirchner, como un ala más de su política. Lo que buscamos puntualmente es morigerar el conflicto en la calle para encontrar una alternativa nueva.
–Cuando un dirigente piquetero se suma a la función pública, pongamos como ejemplo el caso de Jorge Ceballos, de Barrios de Pie...
–Eso es otra cosa. Si él tiene vocación de sumarse, no somos Freddy Krueger para no aceptar que alguien quiera venir a trabajar con nosotros.
–¿Hay otros militantes o referentes piqueteros en la función pública?
–Que yo conozca, no.
–Usted decía que el diálogo incluyó a todos los sectores. En las reuniones del Gobierno, con las organizaciones de desocupados, ¿se discute política o hay nada más que una negociación sobre cuántos planes dan?
–De política podés comentar una situación particular si te la comentan, pero no discutir políticas.
–Pasado un mes de los incidentes en la Legislatura, ¿qué cree que ocurrió? ¿Fue un desborde de los manifestantes o actuaron provocadores que buscaban afectar al Gobierno?
–La jueza confirmó la prisión preventiva a varios, de manera que tiene semiplena prueba de lo que sucedió.
–Entonces cree que se trató de manifestantes.
–Seguro. Hubo una expresión clara de la jueza sobre lo sucedido.
–¿La CGT va a ser el contrapeso de las organizaciones de desocupados?
–No. Ya me lo preguntaron y significó una larga discusión. No sé por qué se les ha metido esa idea, no se construye política así.
–La idea está dando vueltas porque tiene una base real. Moyano habló en contra de los piqueteros, el Gobierno ofreció a la CGT fondos para que las obras sociales atiendan a los desocupados.
–Bueno, se trata de un tema que se tiene que resolver. No hay una definición de cómo se va a seguir en adelante. Yo no creo que sea malo que atiendan a los desocupados, incluso que se ocupen de su capacitación.
–El principal reclamo de las organizaciones de desocupados es el de trabajo genuino. ¿Cuánto se ha avanzado en esto? El plan de obras públicas, por ejemplo, viene demorado...
–Demorado porque hay plazos de la burocracia que no se pueden evitar. El Presidente viene permanentemente haciendo hincapié en ese tema.
–Además de un aumento para las jubilaciones, ¿el Gobierno estudia recomponer los planes sociales?
–No.
–¿No?
–Lo de los jubilados es imperioso estudiarlo, porque es uno de los sectores más rezagados y el que más ha sufrido esta situación. Hay que encontrar una alternativa y resolverlo, pero no se está estudiando un aumento para los planes.
–¿Qué panorama ven a futuro?
–Si el otro día había cinco o seis mil personas es porque la mayoría de la gente que antes reclamaba tiene un canal donde encuentra una solución a sus problemas. No digo que los problemas estén resueltos ni que no haya necesidad de no reclamar nada, sino que los problemas que antes existían, y eran muchos, hoy tienen una vía para encontrar una alternativa.
 
 

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota