Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
18 de junio de 2019

La Verdad Obrera N° 546

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

CAÍDA DE RESERVAS DEL BANCO CENTRAL, FONDOS BUITRE Y VUELTA AL ENDEUDAMIENTO

El dólar bajo presión

07 Nov 2013   |   comentarios

Un año atrás el actual ministro de Economía, Hernán Lorenzino, aseguraba que “Argentina no va a cambiar de posición: no le vamos a pagar un solo dólar a los fondos buitre. No hay nada que negociar con ellos”. La firmeza “nacional y popular” dura un suspiro. No bastó con el giro a los “mercados” acordando nueva deuda con el Banco Mundial y aceptando las imposiciones imperialistas en el CIADI. Tampoco el acercamiento al FMI por el nuevo índice de precios. Ahora el gobierno abrió una negociación con los buitres para dar una salida al litigio radicado en Nueva York. Es lo que reclamaban el establishment económico y la oposición política patronal, desde Sergio Massa hasta Macri, pasando por el UNEN con Prat Gay a la cabeza. Casi todos ya habían votado la reapertura del canje de deuda brindando sus servicios al capital financiero. El buitre Gramercy, sospechado por sus vinculaciones con Amado Boudou, está a la cabeza de elaborar una propuesta para acordar con los otros fondos buitres que litigan con el gobierno. Preparan un jugoso negociado como ya lo hicieron con su participación en el canje de 2010 y en los recientes acuerdos con el CIADI. El mecanismo es el mismo: compran deuda desvalorizada que el gobierno luego le remunera con premios. Los especuladores de la bolsa festejan con subas de los títulos públicos. Mientras, el relato K sobre el “desendeudamiento” vale cada vez menos.

El “fin de ciclo” en el terreno de la economía tiene una manifestación clara en la caída de las reservas del Banco Central. El “cepo” al dólar que afecta principalmente a pequeños ahorristas y a los turistas, no alcanza a las grandes transacciones de los dueños de los dólares que siguen fugando oficialmente. Un mes atrás el gobierno mendigó a las multinacionales cerealeras que consiguieran dólares en el exterior y que liquidasen soja que tienen guardada. No cumplieron y el gobierno reiteró la súplica en estos días. Las reservas siguieron cayendo: 10 mil millones de dólares se fueron en el año. Unos 1.000 por mes. De seguir este curso, en 33 meses el Banco Central perdería todas sus reservas. Es evidente que se debilitan las armas gubernamentales para enfrentar corridas cambiarias y soportar las presiones devaluatorias. Es lo que pide Roberto Lavagna, ex ministro de Economía de Néstor Kirchner, ahora aliado de Sergio Massa, cuando dice “el mercado ya hizo la devaluación”. La burguesía (aún la alistada con el gobierno) presiona por esa devaluación. En algunos casos recurren al eufemismo de la falta de “competitividad”. Quieren que el salario sea el pato de la boda, como ocurrió con la devaluación de Duhalde de 2002. Por ahora, el gobierno lleva adelante dificultosamente una devaluación administrada del dólar que erosiona el salario en cuotas.

La expectativa está puesta en el regreso a escena de Cristina Kirchner. Ya se anticipan nuevas medidas para contener la salida de dólares: desde subas en el recargo que se aplica al consumo con tarjeta de turistas argentinos en el exterior o cupos para la importación de bienes suntuosos, como lujosos autos importados que se venden como pan caliente, hasta un desdoblamiento cambiario. Detrás de las distintas alternativas actúan las internas del gabinete. La única forma de terminar con la sangría de dólares es dejar de pagar la deuda externa a los usureros, establecer el monopolio estatal del comercio exterior para combatir la especulación de las grandes cerealeras y la nacionalización de toda la banca en un sistema estatal único. Pero no es el rumbo que eligen los “nacionales y populares”. El gobierno parece volcarse cada vez más hacia un nuevo ciclo de endeudamiento (arreglo con el Club de París incluido) para buscar ordenar la transición hacia 2015. Como es sabido, los acuerdos con el capital financiero pueden dar un poco de aire en lo inmediato, pero preparan las condiciones de un ajuste, que ya es anticipado por Abal Medina anunciando subas de tarifas. La clase obrera tiene que prepararse para enfrentarlo.

Temas Relacionados: Economía









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota