Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
26 de junio de 2019

La Verdad Obrera N° 453

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

LA LUCHA ESTUDIANTIL EN CHILE (solo en internet)

Balance y perspectivas de la movilización: ¡Levantemos una Juventud Combativa y Revolucionaria!

17 Nov 2011   |   comentarios

Por Beatriz Bravo, Consejera FECh Filosofía y Hdes.

Estudiante por la Agrupación de la Juventud Combativa y Revolucionaria

Ya llevamos seis meses de movilización, una de las movilizaciones más potentes en la historia de Chile desde la dictadura, una movilización que ha puesto en jaque no solo al gobierno de la Derecha, sino también a toda la herencia pinochetista que hoy se mantiene en pie, una movilización que nos llevó a recuperar las calles. El movimiento estudiantil se ha levantado frente a uno de los pilares fundamentales del régimen instalado a punta de fusil por la dictadura en Chile, levantando fuertemente la lucha por la educación gratuita, laica, de calidad y estatal en todos sus niveles. Hoy las direcciones han salido a culpar a los paros y tomas como responsables del punto en el cual nos encontramos. Debemos sacar las lecciones para poder vencer en la lucha contra la herencia pinochetista.

Y va a caer, y va a caer, la educación de Pinochet:

El modelo neoliberal de educación levantado por la dictadura, donde un proceso tan fuerte como la Reforma Universitaria (1967-1973) sólo pudo ser aplastado a punta de fusil con la instauración del régimen pinochetista y la matanza de miles de trabajadores, estudiantes y pobladores que se levantaban contra las condiciones que nos imponía el capitalismo, dejó en claro su tradición. Se levantó una lucha abierta desde los estudiantes al régimen de conjunto, cuestionando el negocio de los empresarios.

La política de la Derecha durante la movilización

La Derecha durante estas movilizaciones desnudo su verdadera cara; ser los herederos directos de la dictadura. Demostrado que los intereses de los empresarios eran defendidos con garras y dientes. Su respuesta ante nuestras demandas fue criminalización y represión, su acérrima defensa al mercado educativo llegó a puntos en donde la utilización de la tortura pretendía ser algo natural. Durante estos seis meses de movilización vimos cómo estudiantes, de la mano de sectores de trabajadores y pobladores salían a copar las calles emergiendo una vanguardia estudiantil que no solo se levantaba contra la educación de mercado, sino contra todo el régimen pinochetista, régimen que la Concertación durante los 20 años de gobierno sólo ayudó a profundizar, tratando de fortalecer los pilares el neoliberalismo chileno. Hoy, esa misma Concertación, que luego del triunfo de la Derecha, trataba de posicionarse como partido de oposición a toda costa, de la mano del Partido Comunista pretende volver a cumplir su rol de falsos amigos del pueblo. Los asesinados durante la democracia, una democracia para ricos, manchan con sangre las manos de la Concertación.

La política de las direcciones y su lucha por aislar a la vanguardia estudiantil

Las direcciones del movimiento estudiantil, es decir, el Partido Comunista, los pro Concertación, el Autonomismo y los distintos colectivos populares, dieron una lucha activa por mantener aislada a las bases de las instancias de decisión con respecto a la movilización. Incontables CONES y CONFECh fueron las que se dieron donde cientos de estudiantes que no poseían cargo alguno quedaban por fuera de la discusión. La defensa de los espacios de poder, la emergencia de no sólo una burocracia “moderada”, que criminalizó a los cientos de estudiantes más precarizados que se levantaron en la lucha contra la represión, sino también, una burocracia de izquierda, que a pesar de plantear la educación gratuita en todos sus discursos, nunca dio una pelea activa por levantar una política que nos llevara al triunfo, sino se subordinó a la política de los “moderados”, y alimentó fuertemente la democracia representativa impidiendo la entrada de las bases, demostró que la lucha por la educación gratuita no era representada hasta el final. Con dos mesas de diálogo, ambas levantadas por el Partido Comunista y alabadas por los distintos colectivos populares, dio cuenta que la Derecha no nos concedería nuestra demanda. Era necesario arrancárselas, y demostramos que estábamos dispuestos, llenando las calles de estudiantes, más de 500.000 personas demostrando su descontento frente al mercado educativo, más de 800 colegios y liceos en toma a nivel nacional, con todas las universidades del Consejo de Rectores, y algunas privadas en paro ¿Era posible conquistar la educación gratuita, con más de un 75% de aprobación acompañado de cacerolazos masivos por parte de trabajadores y pobladores?… La respuesta cae por su propio peso.

Hay balances y balances

Las direcciones han salido a plantear sus balances públicamente, si en algo coinciden las JJCC, los pro Concertación y los colectivos populares (Camila Vallejo, Giorgio Jckson, Sebastián Farfán), es en que, en palabras de Vallejo “es como la quimioterapia. O sea, lo que está tratando la enfermedad lo está deteriorando a su vez“, y que “esa forma de movilización, de alguna forma, ha estado atentando contra nuestro objetivo, sin que nosotros lo queramos, porque al Gobierno no le interesa que las universidades públicas se destruyan“, una línea abierta de salir a combatir tanto los paros como las tomas, impulsando referéndum como en la U de Chile, donde apenas ganó el cierre al cierre de semestre, las direcciones de la FECh salieron levantando la reevaluación a toda costa, demostrando el objetivo desmovilizador que buscaban, buscando que ganara el sí al inicio de clases. Una lucha similar dieron la mesa de FEUSACh criminalizando esta toma diciendo que dividía a la movilización y atentaba contra las demandas de la movilización estudiantil.

Por una política de triunfo; levantemos una Juventud Combativa y Revolucionaria: ¡Adelante, adelante obreros y estudiantes!

Estos seis meses de movilización probaron en la práctica no sólo a los dirigentes sino al conjunto de la movilización; si hay algo que aprendimos es que para enfrentar a la Derecha y todo el régimen pinochetista, la Concertación, las JJCC, el PC y los colectivos populares no sirven, pues su burocracia y sus políticas conciliadoras de desvío parlamentario y criminalización a un sector de la movilización no levantan una política de triunfo; los estudiantes que hemos sido los protagonistas de esta juventud sin miedo, debemos disputarle el espacio a las direcciones que están dispuestas a traicionarnos. Aprendimos que para derribar no solo a la educación de mercado sino a todo el régimen pinochetista es necesaria la entrada de los trabajadores con sus propias demandas y métodos a la movilización. Aprendimos que no nos sirven floreros mirándonos desde el cielo sostenidos por estatutos burocráticos, donde las bases somos solo testimoniales, sino que debemos exigir nuestra participación real con delegados mandatados y revocables. Que esta represión no es natural, que la criminalización, la precarización y el alto grado de privatización no son naturales, aprendimos que la dictadura sigue vigente con un gobierno fuertemente derechista; aprendimos que nuestra lucha es contra toda la herencia pinochetista, contra la educación, la salud, la vivienda, el transporte, la represión y el código laboral de la dictadura. La movilización todavía no se termina, es necesario potenciar el paro nacional de los trabajadores del sector público y jugárnosla a todas por no bajar los brazos. Es necesario poner en pié una Juventud Combativa y Revolucionaria que tenga como objetivo destruir la herencia de la dictadura pinochetista.

Temas Relacionados: Internacional , Juventud









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota