Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
18 de octubre de 2017

Nacional

ENCUENTRO EN LA CASA ROSADA

Acercamiento e intercambio de gestos entre Kirchner y la Iglesia

01 Sep 2004 | El Presidente se reunió por más de una hora con la cúpula del Episcopado. Los obispos se ofrecieron a colaborar ante la crisis. Kirchner prometió solucionar el conflicto docente que afecta a colegios católicos.   |   comentarios

El presidente Néstor Kirchner y la cúpula del Episcopado intercambiaron ayer gestos de acercamiento. En una audiencia realizada en la Casa de Gobierno, Kirchner le expuso ampliamente a los obispos la situación económica y social y expresó su disposición a mantener un diálogo permanente con ellos.
El presidente no quiso quedarse en palabras. Al promediar el encuentro, convocó al ministro de Educación, Daniel Filmus, a quien –delante de los obispos– le pidió que le encontrara cuanto antes una solución a un conflicto salarial de los docentes privados, que jaquea a los más de 2.000 colegios católicos. 
A su vez, los obispos le manifestaron su disposición a colaborar en lo que les sea posible en la tarea de sacar adelante al país de una de una de sus peores crisis. Quedó claro que la Mesa de Diálogo que impulsaron tras la renuncia de Fernando de la Rúa estaba dispuesta a ayudar.
Del encuentro –que duró una hora y diez minutos– participaron el presidente del Episcopado, monseñor Eduardo Mirás; el vicepresidente segundo, cardenal Jorge Bergoglio; el secretario general, monseñor Sergio Fenoy, y el delegado de los obispos ante la Mesa de Diálogo, monseñor Agustín Radrizzani.
Secundaron a Kirchner el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri. "La reunión arrancó con el pie derecho porque empezó sólo 8 minutos tarde", ironizó un religioso, en alusión a los habituales retrasos de Kirchner.
El Presidente se tomó tiempo para hablar de la situación del país. "Parecía que se estaba confesando", dijo un testigo. Kirchner se mostró sobre todo preocupado por el Gran Buenos Aires y algunas provincias del Norte. Y subrayó su voluntad de concretar la reforma política, aunque admitió que "no es sencillo".
En tanto, los obispos le transmitieron su inquietud por "los antagonismos que se están creando a raíz de la inseguridad y la crisis social que, por caso, lleva a que se enfrenten piqueteros con la clase media, vecinos de San Isidro con los de otros partidos, los partidarios de Juan Carlos Blumberg y sus críticos".
Consultado monseñor Radrizzani por Clarín acerca de si Kirchner estaba mostrando una mayor disposición a dialogar con todos los sectores, dijo que "es difícil analizar las intenciones". Pero subrayó que el Presidente mostró una disposición al diálogo con todos los sectores. 
Radrizzani dijo que no se habló de cómo el Gobierno está enfrentando la protesta social, que dio lugar a que el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, afirmara que el conflicto "se está saliendo de madre", suscitando una airada reacción presidencial.
Aseguró que tampoco se habló de la revisión judicial de las violaciones a los derechos humanos en la última dictadura. Un llamado de los obispos a la reconciliación en mayo había provocado otra reacción de Kirchner. 
"Todo encuentro es positivo", dijo Radrizzani dando implícitamente por superado el distanciamiento.
 

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota