Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
26 de marzo de 2019

La Verdad Obrera N° 573

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

A propósito de Asterisco, festival internacional de cine LGBTIQ

12 Jun 2014 | Rosa D’Alesio y Pablo Herón   |   comentarios

Del 3 al 8 de junio se realizó Asterisco, festival internacional de cine sobre diversidad sexual y de género, impulsado por la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. Se presentaron en cinco salas durante 5 días 130 películas, 90 estrenos internacionales de 19 países.

Una realidad oculta

El cine es una de las principales herramientas de difusión y entretenimiento para la juventud y amplios sectores de masas. Tiene la potencialidad a veces de mostrar una parte de la realidad desconocida por la mayoría de la sociedad, como lo es en este caso las múltiples formas de disidencia sexual o de género.

La vida cotidiana de aquell*s que disentimos de la heteronorma o no nos ajustamos a los géneros y sus normas sociales vigentes, poco tiene que ver con la que se proyecta por la televisión, la radio y los demás medios de comunicación en manos de la burguesía.

A partir de las leyes de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género aumentó la inclusión en los medios de comunicación de temáticas sobre la identidad de género y sexual. Telenovelas que narran amores homosexuales o comedias protagonizadas por una travesti. Sin embargo, pocos son los espacios donde se aborden los problemas concretos y de la realidad que vivimos. Por lo general, el rol que se nos asigna corresponde un juego mediático y comercial plagado de estereotipos, creando así una imagen distorsionada de lo que implica asumir una sexualidad o un género no normativos en la sociedad capitalista. Como sostuvo Monika Treut, directora de cine y activista del movimiento lésbico sadomasoquista, que participó en este festival, “… me gustaría empezar a ver menos películas de citas, esas de ‘dos chicos o dos chicas se conocen y se enamoran’. Hay mucho más para explorar…”. Es que de eso se trata, existe un cine, teatro, diversas expresiones culturales que buscan mostrar las múltiples formas de la vida cotidiana y de hablar de esas muchas otras vidas que se atreven a ir contra la norma de vivir según el género asignado. A través de este arte se puede abordar, sin banalizar en estereotipos, ni degradación la vida de las personas LGTTBI, distintos, incluso a los que reproducen las novelas en horario central. Mostrar, a través del arte, las múltiples formas de vivir la vida sirve para cuestionar prejuicios. Pero hasta ahora las expresiones artísticas que hablan de estas otras realidades son muy marginadas.
La burguesía se ha valido, y hoy lo hace a gran escala gracias a la masificaciones de los medios de comunicación, de la intelectualidad y de la industria cultural para imponer diferentes aspectos de la vida social y personal, con el fin de subordinar a las masas a un determinado modo de vivir y pensar sobre lo político, la religión, el sexo, la familia, entre otros aspectos de la cultura que hace a la vida cotidiana. En “Problemas de la vida cotidiana” (1923) Trotsky plantea que el cine tiene la capacidad de impactar en la imaginación y la sensibilidad y éste podía ser el instrumento principal a la hora de mostrar y, a partir de allí, promover, la crítica sobre la vida cotidiana misma. Pues, la vida no puede inventarse, pero sí “se la puede construir a partir de elementos existentes, susceptibles de desarrollarse. Es por lo que, antes de construir, hay que conocer lo que existe; no solamente cuando se trata de influir en la vida diaria sino en general, en cualquier actividad consciente del hombre”[2]
El cine que vimos en el festival Asterisco contribuye en este sentido, a conocer lo que existe, más allá de que el gobierno lo realiza para lavarse la cara. Porque no se nos pierde que este gobierno que habla de la inclusión es el mismo que militariza los barrios, y que utiliza la misma policía que acosa, tortura y mete en la cárcel a las y los trans. Es el mismo gobierno que le entregó en bandeja el proyecto de código civil al mismísimo Vaticano, sellando así una alianza que perdura hasta estos días y evidenciando su doble moral.

Los revolucionarios estamos por la lucha contra todo tipo de opresión, por vivir plena y libremente nuestra sexualidad, identidad de género y nuestras relaciones afectivas, así como por poder decidir sobre nuestros cuerpos. Festivales como estos muestran la cantidad de producción que hay sobre la diversidad sexual que son marginadas del circuito comercial, que son producto de las peleas que dan los movimientos LGTBIQ por hacer visibles su historia en la búsqueda de conquistar derechos. Estas luchas son importantes en la búsqueda de la emancipación que será alcanzada cuando los oprimidos y explotados nos libremos de sistema capitalista que es el que se nutre de la opresión sexual y de género.

[1] LGBTIQ: Lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales y queers.

[2] Trotsky, L., cap 2 “Usos y costumbres” en Problemas de la vida cotidiana, Editorial Antídoto, pp. 20, 21.









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota