Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
17 de agosto de 2019

La Verdad Obrera N° 571

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Elecciones de la CTA | “A otro perro con ese hueso”

29 May 2014   |   comentarios

Un poco de historia

En la última elección de la CTA, PO, nosotros y el SUTNA-Nuevo MAS, fuimos separados y debimos esperar varios días a que las dos alas de la burocracia publicaran “el veredicto”: las listas 1 y 10 (Micheli y Yasky) se repartían el 90% de los supuestos votos escrutados, aunque no pudieron acordar quién ganó y eso llevó a la ruptura. Ambas burocracias solo “dejaban” el 10% de los votos restantes a las otras tres listas, y presentaban pruebas de fraude mutuas, con urnas donde habían votado el 100% del padrón. Es sabido que Yasky y Micheli se separaron por dos proyectos políticos patronales. Uno al servicio del gobierno y el otro de la oposición sojera, lo que en su momento denunciamos juntos toda la oposición.

Yasky vs. Micheli: la pelea ajena a los intereses de los trabajadores sigue en estas elecciones

Nosotros repudiamos enérgicamente las impugnaciones legales hechas por la CTA Yasky porque se basan en la pelea por “el sello” y favorecen la injerencia del Ministerio de Trabajo y el Estado en las organizaciones de los trabajadores. Vale aclarar que Yasky no critica en lo más mínimo el funcionamiento que compartió con Micheli durante décadas, objeta las elecciones sustancialmente porque cada uno apoya a un político burgués diferente: Yasky a Cristina y Micheli a Binner.
Pero esto no nos lleva a avalar las elecciones fraudulentas de Micheli.

¿Por qué insistimos con el fraude?

La CTA Micheli representa a pocos sindicatos y viene de un proceso de ruptura, burocrático, fraudulento. La discrecionalidad de los lugares de votación, la división en nuevas seccionales que nadie conocía, el empadronamiento de docentes que aparecen como ONG, y encima la división con Yasky que hacen todavía más turbios “los padrones verdaderos”, convierte en tragicómico el fraude anunciado.

Al mismo tiempo, éstas son elecciones con afiliación individual donde siempre va a ganar el caballo del comisario. Así la dirección de Micheli puede decir que vinieron decenas de miles de votos individuales de aquí y de allá, y aunque la oposición gane estructuras, se aseguran el 70 u 80%. Esto no descarta que se repartan en virreinatos algunas provincias y sectores con alas “ disidentes” de la propia burocracia para ocultar el fraude y su propia crisis. Así funcionaban con Yasky y posiblemente suceda ahora si las contradicciones interburocráticas los llevan a nuevas divisiones tras otros proyectos sindicales burocráticos o políticos patronales.

Si todas las elecciones sindicales llamadas por la burocracia tienen algún elemento fraudulento, por los motivos planteados éstas lo son triplemente. En un sindicato se sabe quién es laburante y quién no, y se puede hacer un control aceptable (aunque haya otras formas de fraude). ¿Qué forma tiene la oposición y encima dividida de controlar algo en las elecciones de CTA?, ¡NINGUNA! Máxime si no se hizo antes una DENUNCIA PÚBLICA.

PO dijo durante años que la CTA no era una organización obrera en sentido estricto, ya que las elecciones se hacen, como es natural, con un padrón de afiliados por fábricas y empresas y no por individuos, sino ¿de dónde va a sacar la fuerza para hacer paros y movilizar? Una central sindical no es un club de pescadores o de boy scouts. Ahora calla todo esto para no ofender a sus nuevos aliados.

La pregunta para orientarse en la CTA Micheli debería ser la siguiente: ¿participar de estas elecciones sin denunciar el fraude, fortalece al ala clasista que milita en los sindicatos de la CTA o ayuda a un aparato político en decadencia (ya que actualmente no puede decirse que sea una central sindical) a intentar legitimarse para lo cual se sirve del apoyo de quienes se presentan?

Nuestro partido planteó conformar una lista común de la izquierda opositora contra todas las alas de la burocracia, no sólo para agitar el programa que difundimos a diario, sino fundamentalmente para denunciar el fraude. Para nosotros esta lista debía ser contra el oficialismo michelista a nivel nacional y en todas las seccionales. Pero esta propuesta no fue aceptada. PO decidió convalidar objetivamente este fraude al participar de la junta electoral y hacer acuerdos con alas de la burocracia como en Neuquén.

Esto es particularmente importante ya que esa Central tiene un programa y una política de centroizquierda y está dirigida también por dos corrientes que se reclaman de izquierda: el PCR y el MST. Este último se la pasa diciendo que el PTS es “sectario” porque se opone a que esta corriente participe del FIT (y del Encuentro de Atlanta) ya que nos negamos consecuentemente a hacer frentes políticos (o incluso un acuerdo antiburocrático como el de Atlanta) con sectores que se reivindican y forman parte orgánica de la burocracia sindical.

Nuestra decisión de no presentarnos y hacer una fuerte campaña de denuncia llamando a NO VOTAR, creemos que es la mejor manera de fortalecer al clasismo, al no hacerse una lista unitaria que pueda verdaderamente con fuerza plantear una alternativa antiburocrática y contra el fraude. Por el contrario la presentación en forma dividida, sin denunciar el fraude y encima haciendo listas comunes en algunos lugares con alas del michelismo termina legitimando a una burocracia en crisis. PO, como tiene esta política pro burocrática, nos acusa de abstencionistas, para cubrir su “flanco Izquierdo”. Hace como el tero: ponen los huevos en la canasta de alas de la burocracia y pegan el grito contra “los abstencionistas”.

Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota