Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
22 de octubre de 2017

Movimiento Obrero

Por Aerolíneas, por los desocupados y por la defensa del salario

8 de Junio: Al paro general. La causa de los trabajadores de Aerolíneas es una causa nacional

05 Jun 2001 | Realicemos asambleas, piquetes, marchas y organicemos coordinadoras: tomarlo en nuestras manos para que sea un gran paro activo que continúe con un plan de lucha hasta derrotar a De la Rúa y Cavallo. Prepararse para echarlos con la huelga general.   |   comentarios

La lucha de los trabajadores de Aerolíneas es una gran causa nacional y debe ser la primera bandera del paro general convocado para el 8 de junio por la CGT de Hugo Moyano. Los trabajadores aeronáuticos están demostrando que son los primeros dispuestos a defenderla y con ellos simpatiza la mayoría de la población. El vaciamiento de Aerolíneas desenmascara (como en su momento lo demostró el apagón de Edesur) que las privatizaciones del gobierno de Menem y el PJ con el apoyo de la UCR fueron una estafa. Fueron una verdadera "asociación ilícita" entre banqueros, monopolios extranjeros como Iberia, Repsol, Telefónica y Telecom y un grupo de empresarios nativos, en contra de los trabajadores que fueron despedidos por centenares de miles y del conjunto de la población que paga tarifas usurarias por los servicios públicos. Fue el mismo Cavallo que hoy gobierna con De la Rúa uno de los principales impulsores de esa política, y que hoy con el Megacanje vuelve a hipotecar el destino nacional multiplicando la deuda externa lo que prepara nuevos ajustazos a los trabajadores del estado, la educación y la salud al estilo del que intentó el finado López Murphy. Este paro nacional debe servir para que el conjunto de los trabajadores del país salgan en auxilio de los trabajadores de Aerolíneas para que su causa triunfe. Ellos atacan el corazón del poder de los monopolios imperialistas. Su lucha está hermanada con la de los trabajadores de Luz y Fuerza de Córdoba que quieren impedir una nueva estafa con la privatización de la empresa de energía (EPEC) que quiere hacer el gobernador De la Sota. Su lucha está hermanada a la de los desocupados y ex-trabajadores de YPF despedidos, que en Plaza Huincul y en Salta reclaman ante la Repsol y las empresas petroleras la demanda de empleo. Mientras esto pasa, los imperialistas de Repsol extorsionan a los trabajadores de Aerolíneas con no enviar más combustible para provocar el cierre de de la empresa. En tanto, los piqueteros de Mosconi en Salta, que en estos momentos cortan rutas frente a las petroleras, reclaman trabajo y la reestatización de las empresas privatizadas. El PTS propone a las asambleas y organizaciones que preparan el paro nacional el apoyo a esta demanda porque que la salida es la reestatización de Aerolíneas, sin indemnización alguna y para que los imperialistas españoles se hagan cargo de su deuda, y la reestatización de todas las empresas privatizadas bajo control de sus propios trabajadores, para poner estas palancas fundamentales de la economía nacional en las únicas manos honestas, la de los trabajadores que saben como hacerlas funcionar al servicio de la población.
Como también demuestra Aerolíneas esta "asociación ilícita" entre el gobierno y los empresarios busca además atacar aún más el salario de los trabajadores. Este es todo el secreto del "Plan de competitividad" con el que Cavallo y el gobierno prometen "reactivación": chantajear con el cierre de empresas y la amenaza de más despidos, para recortar los salarios y aumentar la rentabilidad patronal tanto como puedan bajar los "costos laborales". Ya lo están haciendo en empresas multinacionales como Firestone y en las ramas industriales que han sido llevadas a la crisis por los capitalistas: los textiles, el calzado, los frigoríficos, un sector de las metalmecánicas. Y se preparan para hacerlo con todos los convenios colectivos de trabajo, utilizando la Ley de reforma laboral votada por los senadores coimeros del PJ y los coimeadores de la Alianza. A pesar que mentían cuando la votaron, la ministra Bullrich ahora dejó en claro su objetivo cuando la respondió a Cafiero la semana pasada en el Senado: "Si lo usted quiere saber es si en este momento hay muchas negociaciones tendientes a la baja salarial le digo que efectivamente es así". Se preparan a meter nuevamente la mano en el bolsillo de los asalariados que con nuestras familias somos la mayoría del país. Por eso la resistencia del sindicato de los técnicos aeronáuticos (APTA) a aceptar la rebaja salarial y la liquidación de las conquistas que quedan en los convenios colectivos de trabajo, que quieren imponer Iberia, la Bullrich y Cavallo, (y que el alcahuete Daer y, desgraciadamente De Gennaro, quieren quebrar) es otra gran causa nacional. Si impedimos la rebaja salarial en Aerolíneas, todos los trabajadores del país estaremos en mejores condiciones para impedir que se siga aumentando la extraordinaria rentabilidad patronal a costa del salario, que es el principal mecanismo de distribución del ingreso de la mayoría de la población. El PTS propone a las asambleas de trabajadores y desocupados que este paro nacional debe levantar la defensa del empleo y el salario, rechazar el chantaje patronal de los "planes de competitividad" o "productividad" y apoyar las luchas que por empresa, en el transporte y en la industria, ya se están librando contra estos ataques del gobierno y las patronales.
Y por fin, el paro nacional del 8 de junio debe ser por los desocupados a quienes se quiere mantener indignamente con los 120 ó 160 por mes que ni siquiera llegan al conjunto de los más de dos millones de desempleados. Los pilotos de Aerolíneas, cortando las pistas de Ezeiza la semana pasada, acaban de dar una muestra de lo que el movimiento de desocupados aportó a todos los trabajadores que defienden derechos: los piquetes y cortes de ruta. Por luchar de esa forma en el primer paro contra De la Rúa en mayo del 2000 está encarcelado el piquetero Emilio Alí. No debe faltar una sola organización obrera que deje de reclamar su libertad en este paro nacional así como el anterior paro de 36 horas repudiamos el asesinato del piquetero Aníbal Verón. La clase trabajadora debe tomar la lucha de los desocupados como otra gran causa nacional y exigir un seguro general de desempleo de 600 pesos. Esto será, al mismo tiempo, la mejor manera de imponer un aumento del salario mínimo para todos los trabajadores con empleo y la forma de defender lo que queda de las conquistas de los convenios colectivos. El ejemplo lo dan los desocupados de Salta que reclaman ser incorporados a la producción en las petroleras y defienden que se respeten los convenios de los ocupados a quienes superexplotan bajándole el valor de la hora de trabajo. El PTS propone a las asambleas, comisiones internas, sindicatos combativos y movimientos de desocupados, generalizar esta demanda porque es la base común para unir a la clase trabajadora, ocupados y desocupados, para imponer el reparto de las horas de trabajo entre todas las manos disponibles, como única forma de terminar con el flagelo de la desocupación.
Nada de esto puede ser llevado adelante con la actual dirección oficial del movimiento obrero. La dirección de la CGT de Moyano apuesta al PJ de Ruckauf y Duhalde, los vicepresidentes de Menem, de las privatizaciones, los gobernadores del desempleo masivo. La CTA recién el 6 de junio se pronunciará por el paro del 8 y en el conflicto de Aerolíneas se presenta unida, nada menos, que al alcahuete Daer en la aceptación de la rebaja salarial que quieren imponer Iberia y la Bullrich. La CGT de Daer está, como siempre, pegada al gobierno y lo más probable no llame a parar porque apoyan la gobernabilidad de Cavallo y De la Rúa y pactan con ellos.
Contra esta estrategia de los dirigentes, lo más importante es que este paro sea de los trabajadores, de todos los ocupados y desocupados que debemos tomar en nuestras manos la convocatoria. Necesitamos asambleas en los lugares de trabajo que resuelvan el paro democráticamente, y en especial en los sindicatos de la CGT de Daer que divide a sus gremios de los que llaman al paro. Necesitamos piquetes de huelga y cortes de ruta y de vías de ferrocarril para garantizarlo como hicimos en el paro de 36 horas de noviembre pasado.
Pero necesitamos más. En especial avanzar en lo que no se logró en los cuatro paros anteriores y que terminaron, siempre, en las treguas decretadas por las cúpulas sindicales al gobierno.
El PTS propone ante las asambleas y organizaciones que preparen el paro del 8 de junio que esta vez hay que aprovechar la convocatoria para promover nuevos activistas a los puestos dirigentes en empresas y gremios, empezando por agrupar a los que garanticen los piquetes, y comenzar a organizar por abajo coordinadoras zonales con otras empresas y movimientos de desocupados. Estas coordinadoras regionales ya empiezan a ponerse en pie en Neuquén y en la acción de los movimientos de desocupados de Salta. Este es un primer paso a exigir que los sindicatos combativos que ya existen como el SEOM de Jujuy, el SOECN de los ceramistas de Neuquén, la seccional de ATE de los mineros de Río Turbio, junto a los movimientos de desocupados de Salta, La Matanza, Florencio Varela, Mar del Plata y todas las comisiones internas y cuerpos de delegados que no están vendidos a la patronal, lancen el llamado a una Coordinadora Nacional de organizaciones obreras y piqueteros. Porque no es voluntad de lucha lo que falta: el problema de los problemas para los trabajadores es su dirección.
Este es el camino para que el paro del 8 de junio no termine en una nueva tregua sindical, para elaborar un plan de lucha hasta imponer todas nuestras demandas y preparar la huelga general política, con piquetes, para echar al gobierno de De la Rúa y Cavallo y abrir paso a una salida obrera y popular para la crisis del país.
5 de junio de 2001

Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota